sábado, 18 de septiembre de 2010

GENTE EN SILENCIO PIDIENDO AYUDA.







Aveces me pongo a pensar en que pasaria si muchas personas no etubieran, o estubieran , en el mundo y siempre llego a la conclusion que esas personas estan o no por alguna razon .
Tambien pienso en la injusticia, la guerra, la maldad, el sufrimiento, la pobreza y para eso no llego a ninguna respuesta porque la verdad es que no se porque existe todo eso si se supone que DIOS existe .
Hay gente que esta en su casa con lujosas cosas pero tiene todo lo que quiere ? ENCERIO ? Yo pienso que no , solo tienen lo que necesitan . Porque en vez de estar tirado en la cama mirando tele en su PLASMA , o viajando de un lado al otro con su auto que salio tanta plata, van y ayudan a la gente que lo necesita encerio , la que no tiene nada, ni una gota de agua, ni una madre o un padre con quien reir y llorar. POR QUE ?, alguien me puede responder eso. Una persona me dijo que los ricos temen a pobres y tiene razon. La gente realmente buena es la a la que no le importa no ser rico. No les pido que donen TODO. Porque con un cuarto de todo lo que tienen los ricos , le podes sacar una sonrisa no solo a una sino a muchas personas. Pero eso solo se me ocurre a mi y a unas pocas personas de todo el mundo y eso no sirve porque todo esto que escribi en dos dias se olvida pero sigue sucediendo en la realidad , SI alla afuera hay gente sufriendo , nose si se dieron cuenta. Asomense por la ventana y veanlo, prendan la tele y veanlo, PASA EN TODAS PARTES. No piensen solo en ustedes porque hay mas gente, no solo vos ! Y no lo hagan por mi , sino por esa gente que esta alli afuera sufriendo . GENTE EN SILENCIO PIDIENDO AYUDA.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Final chapter ~ {♥}



Han pasado años, y no dire que Justin y yo seguimos juntos, de hecho terminamos cuando yo cumpli 18 años, nos dimos un tiempo porque yo tenia que entrar a la universidad y mudarme a ella, fue duro despedirse pero prometimos que nos volveriamos a ver cuando yo acabara mi carrera y sea profesional, el fue comprensivo y entendio que yo tambien tenia mis sueños que cumplir, me mude a Inglaterra a la univerisdad de Cambridge, queria estudira literatura. Paso el tiempo y yo no supe nada de el, jamas volvio a llamarme ni tampoco supe noticias suyas, el seguia siendo famoso y supe que tambien estuvo estudiando, y aunque lo pasaban en la TV de vez en cuando yo jamas pude verlo porque me la pasaba estudiando, ademas no era comun escuchar de el en inglaterra tanto como lo es USA.
Hoy regresare a casa, despues de cuatro largos años de no ver a mi familia, ya tengo 22 años, ya no soy la misma chiquilla adolecente y eso me aterra, todas mis cosas estaban en sus maletas, solo faltaba de alistarme yo, me mire en el espejo y note lo cambiada que estaba, recorde aquellos momentos junto a justin, aun lo amo y para ser sincera durante este tiempo tuve citas pero nunca nada paso en serio, no me gustaba comprometerme a una relacion y menos por mis estudios, note que mi rostro ya no era el mismo de antes, seguia siendo igual de linda, por asi decir, pero ahora algunas de mis facciones habian cambiado, ahora eran las de una mujer joven y no las de una adolcente atolondrada, mi pelo era mas largo y con un corte mas estilisado pero del mismo tono claro castaño, mis ojos verdes maquillados con un tono oscuro para resaltar sus pupilas de una forma llamativa, y aun mas que nada mi cuerpo curveado y con las virtudes de toda una señorita, mis piernas largas y definidas mi busto habia crecido pero sin exagerar y mi cintura era pequeña, muchos decian que con mi cuerpo podria ser asta modelo, ahora ya no era la misma niña de hace unos años y aunque el aun me vio cuando tenia 18 años no era ni siquiera igual, a los 18 años no habia cambiado para nada a cuando tenia 16, pero ahora ya paso los 20 y todo cambio tan radicalmente que apenas me reconosco yo misma, ya no era la misma en mi manera de pensar, ahora era mas sofisticada y responsable, ahora tenia claro lo que queria hacer de mi vida y no pensaba mas en juegos de niños, pensar que cuando mis amigos y mi familia me vean no me reconoscan, y aun peor, justin, aunque la verdad dudo tanto que el sepa que regresare, es mas tengo por seguro que ni siquiera recuerda nuestra promesa de volvernos a ver, nunca me llamo y supongo que jamas lo hara, solo quisiera saber que tanto a cambiado el. Me vesti mi cabello se acomodaba de una forma linda, esponjada pero con forma, me pinte mis ojos para resaltarlos y tome mis maletas y me dirigi al aeropuerto.
_______________
Llegue a los Angeles y todo me parecia extrañamente igual, seguia siendo la misma cuidad activa de siempre, era de noche mi vuelo habia durado mas de 12 horas y llegue aqui apenas a las 10 de la noche, tome un taxi que me llevara del aeropuerto a mi casa, miraba la cuidad por la ventanilla con todas sus luces y ese esplendor de elegancia, todos estaba de fiesta esta noche ya que era fin de semana, era un lugar nocturno tipico de los angeles donde todo depende del dinero, que ironico.
Cuando llegamos a la direccion que le dije al chofer me sorprendi al encontrarme con una casa totalmente cambiada, ya no era igual parecia aun mas grande parece que mis papas mejoraron muchas cosas en mi ausencia, y aunque siempre llammaban para ver como estaba y si acaso viajaron algunas veces a verme ellos talvez no piensen que haya cambiado tanto.
Me acerque a la puerta y toque temerosa, cuando abrieron la puerta note esas facciones mas cansadas en su rostro pero aun era una mujer linda y bella, era mi madre, que hace tanto tiempo no veia sin tener que despedirme, ella al verme me reconocio a pesar de mi tan cambiado aspecto, era el don de una madre, sus ojos verdes como los mios se llenaron de agua salada y una inmensa sonrisa se coloco en su blanco rostro.
- Male... hija - susurro y su voz se quebro en el llanto.
- Hola mama - yo tambien cai en la melancolia y mis lagrimas brotaron.
Estaba feliz de nuevo por volver a casa, mi madre me abrazo tan fuerte y feliz por tenerme de vuelta despues de mi viaje de estudios, no podia dejar de sonreir y llorar a la vez, ambas lo haciamos y cuando me aleje de ella mi padre llego, me miro atonito y dichoso.
- Princesa, estas de vuelta - sonrio y se veia su alegria enorme.
- Si papa - sonrei con las mejillas mojadas por mis lagrimas.
Lo abraze despues de tanto no hacerlo, los tres de nuevo juntos lloriqueabamos alegres y entramos, ellos me ayudaron con mis maletas y nos dirigimos a la cocina.
Mi madre insistio en que debia cenar, estaban tan emocionados y yo tambien, ella no paraba de repetir lo hermosa que era, que me habia vuelto una mujer hermosa y ya no solo era una adolecente linda, "Ya eres toda una señorita, toda una mujer de bien" repetia miles de veces mi padre con orgullo. Pasamos horas platicando y riendo para contar las cosas que me habian pasado en inglaterra y lo que habia pasado aqui, me entere que mi prima angela estaba comprometida con un chico llamado Ethan, ella se casaria cuando yo regresara y supongo que sera pronto ahora que volvi, estaba cansada y mis padres se fueron a dormir para dejarme descansar del vuelo.
Entre a mi habitacion y no habia cambiado nada, nunca nadie movio nada de su lugar como yo le habia pedido a mi madre, no queria que los recuerdos se borraran, al verlo por mi mente pasaron las imagenes de justin y yo, me apene al recordar como fue mi primera vez pero ahora lo que mas me mataba de intriga es saber como era el ahora, que tanto habra cambiado, seguira siendo aquel chico atrevido o habra madurado, sera igual de bello en su rostro como antes o ahora sus facciones seran de todo un hombre? podre yo reconoserlo si lo viera?, quisiera saber si me recordara. quisiera poder verlo ahora y ver que aspecto y personalidad tiene despues de unos largos años.
Sin poder mas cai rendida sobre mi cama, extrañaba su sensacion y su aroma dulce, todo mi cuarto me traia viejos recuerdos de mis noches alocadas. Me quede tan solo dormida en minutos, estaba agotada.
En la mañana siguiente me desperte con esa sensacion de estar de nuevo en casa, desayune con mis padres, subi de nuevo a mi cuarto para ducharme y vestirme con algo para el clima de este dia, era otoño y aunque habia sol cubriendo la cuidad se podia sentir al aire frio baje rapidamente y tome las llaves de mi auto, el que mis padres me obsequiaron por mi gran logro sali a dar una vuelta en este hermoso dia y por mi mente dibagaban las mismas preguntas sobre justin, que estaria haciendo en este momento y cosas asi asta que un rechinido me hizo reaccionar, me habia distraido y casi chocaba, el auto lujoso y grande que rechino se hizo a un lado casi se estrallaba con un arbol. Como pude ser tan tonta para ocasionar esto! rapidamente me estacione cerca y me baje horrorisada para asegurarme que esa persona que venia manejando estubiera bien, el se bajo de su auto, era un hombre joven a lo que vi porque estabas de espaldas viendo que su choche estuviera bien, me acerque algo preocupada y le hable.
- Lo siento tanto, es mi culpa y le pagare los daños - dije asustada
El se dio la vuelta para verme y cuando vi sus cabellos dorados, esos labios rosados y carnosos junto a su mirada de ese color miel tan intensa, era el, no habia cambiado casi nada, era Justin a quien tenia frente a mi, me congele, note que era mas alto, estaba a mi altura pero yo traia unos tacones, su pecho era fornido y aunque su rostro era el mismo de antes ahora tenia un poco de facciones de hombre y ese mismo corte pero ahora lo hacia ver aun mas atractivo, en realidad ya lo era, todo un hombre hecho y derecho, su voz era mas varonil talvez sea por eso que no la reconoci. Me quede quieta y cuando me miro no parecia sorprenderlo.
- No paso nada, mi auto esta bien y ademas no paso a mayores, no tienes que asustarte - sonrio de esa misma forma que hace años, tan seductor como siempre.
Me senti mal, triste y decepcionada al ver que el no me habia reconocido para nada, no me recordaba, que triste saber que yo seguia con una tonta esperanza de que el aun no me olvidara, pero resistire, sere fuerte.
- Esta... bien - entre corte las palabras con nervios y tristeza.
- Mucho gusto, soy Justin - extendio su mano en forma de saludo, que tonto que tenga presentarme con alguien a quien conozco a la perfeccion.
Le di mi mano para saludarlo y el la miro sorprendido.
- Soy... - iba a hablar cuando el me interrumpio.
- Ese anillo... - susurro confundido. Era su anillo, el que me habia regalado alguna vez prometiendo amarme por siempre, yo tambien le habia obsequiado uno mio ese mismo dia.
Yo busque con la mirada en su mano mi anillo pero no encontre nada, yo lleve por años esta sortija que el me obsequio y el ya no traia el que yo le regale, se me paraliso el corazon, el reconcio que era, o mas bien fue, de su pertenencia.
- Tu eres... Male - no pregunto, afirmo. El me miro atonito, como si hubiese visto un fantasma.
- Hola justin - dije con un hilo de voz.
Ambos nos quedamos mirandonos sorprendidos y melancolicos al recordar que un dia fuimos dos tontos enamorados, pero talvez el piense que es cosa del pasado. De pronto justin busco algo en su cadena, cuando la saco de debajo de su chaqueta negra de cuero pude apreciar que habia algo colgando de ella, era mi anillo! el no me habia olvidado, no del todo.
- Hola linda - susurro y de nuevo esa sonrisa provocativa se formo en su hermoso rostro - haz cambiado tanto, eres aun mas hermosa y no crei que eso se podria lograr.
- Pense que no te volveria a ver - dije y mi voz se quebro en el llanto, estaba feliz de encontrarlo y saber que siempre me recordo.
Me lanze a sus brazos fuertes, ya no eramos dos niños, ahora eramos dos adultos enamorados, el me abrazo con fuerza, como si jamas quisieramos desprendernos, ya no mas. El se aparto de mi para verme a los ojos.
- Espero que no hayas olvidado nuestra promesa - susurro y yo negue con la cabeza, jamas olvidaria esa promesa de volver a estar juntos.
Justin me tomo de la cintura, estando en un parque soleado de un dia fresco, todo tan hermoso como lo era antes, me aferro a el y mordio su labio, ese gesto unico de el, esa forma de volverme loca no ha perdido su fuerza sobre mi, aun era debil a eso. Sin pensarlo dos veces nos acercamos y aferramos nuestras bocas, el beso fue une explosion en mi corazon, esa forma de besarme, ese sabor tan dulce de sus labios que eran mi droga, esa forma en hacer que cayera a sus pies, todo fue como regresar al pasado, era revivir nuestro amor.
____________________
Como era de esperarse volvi con justin y como siempre nuestro regreso causo gran impacto en las noticias de chismes "De nuevo juntos" era el nombre de todas las portadas con nuestras fotos. Ya pasaron meses desde ese dia en que volvi a encontrarme con justin, hemos salido y no ha habido peleas, angela ya se caso y fui su dama de honor, sobre las demas personas, bueno digamos que lo que mas me sorprendio es saber que liam quedo de pareja con caitilin y jasmine con luke, los cuatro se conocieron en una fiesta que hice y se cayeron bien e hicieron parejas, eso me alegro, saber que tienen a alguien que los ama, y unas buenas amigas como ellas.
Pero ahora justin me invito a salir, trate de verme elegante, alacie mi pelo y pinte mis ojos con un tono oscuro para que mi mirada fuera intensa, me vesti con elegancia y moda, (sin la bolsa, los lentes ni la chaqueta) y justin llego por mi vestido con un lindo traje negro y una camisa negra, hacia resaltar su bello rostro y esa intimidante sonrisa, el me vio bajar de las escaleras y sonriente me resibio para al verme de arriba a abajo morder su labio con ese toque de deseo.
____________________
Todo era perfecto, el restuarant era hermoso y elegante, el no paraba de hacerme reir y decir cosas tan lindas asta que de pronto se paro de la mesa y se inco a un lado mio, no podia creer lo que estaba a punto de pasar, me moria de nervios y emocion, mis latidos se escuchaban en todo el lugar, solo lo mire arrodillarse y sacar una pequeña caja, el levanto su mirada para verme y mi corazon dejo de latir para poder escuchar lo que el diria.
- Male... quieres casarte conmigo? - sonrio y algo me traspaso el pecho, era una inmensa alegria escuchar esas palabras de su boca, jamas me hubiera imaginado que al final de todo estariamos juntos por siempre. Podria jurar que no habra momento mas feliz de mi vida, pero mentiria porque todo a su lado es estar en la dicha.
- Claro que si! - dije con una alegria enorme y lo bese con una pasion inmensa, no me importo si los paparaziz veian o la gente nos criticaba, yo lo amo mas que a mi propia vida, jamas habra duda de eso.
_____________________
Me sentia hermosa, verme al espejo con mi vestido largo de ese glorioso color blaco , mi madre me miraba con algo de melancolia y emocion combinada, mis amigas nunca imaginaron que el seria el indicado, que lo que empezo como un tonto incidente entre una chica comun y un chico famoso y aclamado entre las chicas, lo que un tropieso nos llevo a esto, jamas cambiaria nada, apesar de todo lo que tuvimos que superar valio la pena para acabar de nuevo juntos, y ahora para siempre. Todas me decian alagos y no paraban de mirarme felices por lo que estaba a punto de aconteser en mi vida.
- Te vez hermosa hija - dijo mi madre con los ojos cristalinos llenos de agua - se que no pudo haber mejor chico para ti.
- Gracias mama, yo se que el siempre fue el indicado - sonrei y la abraze.
- Male estas divina, ya es hora tienes que salir despues de que te diga - pronuncio mi prima con su lindo vestido de dama, obviamente ella era en la persona que mas cinfiaba, es como mi hermana.
- Si esta bien - sonrei.
Todas las damas y mi madre salieron de la habitacion dejandome sola, estaba nerviosa y emocionada, sentia que este dia jamas llegaria, pero sobre todo, se que no pudo ser jamas con otro hombre que no fuera el.
De pronto mi prima me aviso que era hora de salir, angela camino y yo fui detras de ella, llegamos al corredor, ese tipico camino que la novia recorre para llegar a su futuro espeso, habia petalos en la alfombra y cuando mire a justin esperandome al final del altar me sentia en el cielo, fue como si todo lo hubiesen sacado de mis sueños, en las bancas estaban toda la gente que mas queriamos, la familia de justin y la mia, acompañados de amigos como caitlin, liam, jasmine, luke. Todo era realmente perfecto.
Comenze a recorrer el pasillo para llegar al altar acompañada de mi padre, no podia dejar de mirar a justin, vestido con ese fino traje negro que lo hacia ver mas maduro, ya era mi hombre pronto Dios nos daria su bendicion para poder ser una pareje de marido & mujer, el sonrei y miraba caminar sobre los petalos con mi largo y esponjado vestido, la gente me mirada y se alegraban de presenciar este momento, fue lo que jamas en mi vida imagine, llegue a su lado y mi papa me entrego a justin, el sacerdote estaba esperando para comenzar la ceremonia, el con sus fuertes manos levanto mi belo para dejar mi rostro de dicha al descubierto, nos miramos y esa conexion que existia entre ambos se hizo aun mas fuerte, los dos sonreiamos como dos tontos enamorados, siempre era asi con el.
El padre dijo las oraciones y justin comenzo a decir los votos.
- Yo, Justin, te quiero a ti, Malena, como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida - Me miro y sus ojos brillaron, el tomo mi mano e intridujo la sortija en mi dedo anular.
- Yo, Malena, te quiero a ti, Justin, como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida - Dije con una voz melodiosa, y puse la sortija en su dedo anular. Ahora este peque;o anillo nos mantendra unidos de por vida y aun mas alla.
El padre agrego la ultima pero mas importante frase para finalizar la ceremonia.
- Yo los declaro marido & mujer, que lo que hoy unio Dios no lo separe el hombre. Puede besar a la novia - dijo el padre sonriendole a justin.
El se acerco a mi y me tomo de la cintura, yo lo tome del cuello y plante mi boca en sus inquisitos labios, nuestro primer beso como esposos, me sentia tan feliz, demasiado ahora nuestras vidas estaban completamente unidas asta que la muerte nos separe, ahora Dios era testigo de lo que habia prometido, ser siempre solo suya, solo de justin y nadie mas.
Los invitados comenzaron a aplaudir con emocion, ahora todo mundo seria testido de nuestra pasion.
_____________________
- Mi amor, vamos al parque con los niños - escuche su melodiosa y bella voz decirme, era mi justin.
- Claro, no te dejaria ir solo y separarme de ti un momento - sonrei y le plante un beso.
Ya han padado tres años de un matrimonio, veo y no puedo creer los hermosos hijos que hemos tenido, un pequeño de dos años, su nombre es justin, como su padre, era el mas grandesito y era identico a mi esposo, sus ojos de ese color miel, su piel blanca y esos cabellos dorados, despues sigue Julieta, nuestra pequeña de tan solo un año, ella era tan parecida a mi, su pelo largo lacio y ese color castaño claro junto con sus ojos verdes, para mi eran las criaturas mas hermosas del mundo, y tenia al mejor marido que jamas nadie tendra, no me canso de decir que a su lado las cosas todas son las mas bellas. Y asi seguiran.


FIN {♥}

Final chapter ~ {♥}




Mire atonita a lo que estaba pasando, ¿que hacia justin aqui?, mis padres me miraron con un rostro serio y frio mientras que justin parecia que no le agradaba verme de vuelta, parecia que habia interrumpido algo serio e importante. Yo me moria de miedo por saber que pasaba, mi madre se puso de pie y se acerco a mi dejando a justin y mi padre solos.
- ¿Que pasa? ¿que hace justin aqui? expliquenme que sucede por favor - suplique con una enorme curiosidad y nervios.
- Sube a tu cuarto Male - dijo seria y secamente.
- Pero quiero saber de que hablan - dije insistente y angustiada.
- ¡Malena sube a tu cuarto ya! - mi madre elevo la voz y yo me quede en shock, esto tenia que ser realmente grabe como para que se comporten de esta manera.
Justin no me miro de nuevo, no volteo a verme siquiera y mi padre se compartaba distante como mi madre, subi a mi cuarto llena de dudas, me carcomia el miedo y la curiosidad de saber que pasaba, trate miles de veces de escuchar la conversacion pero no tenia exito, sus voces se distorcionaban por la distancia y no logre entender nada. Pasaron horas y no tube noticia alguna sobre que pasaba de pronto decidi asomarme pero por desgracia solo escuche un "Buenas noches", era la voz de justin el se marchaba, corri al balcon para poder hablar con el pero el rapidamente entro a su coche y arranco sin importarle que paso conmigo, no me visito antes de irse.
¡¿Que diantres pasa aqui?! porque nadie me explica nada, no entiendo, sera que mis padres le prohibieron a justin volver a visitarme. Baje confundida y mire a mis padres.
- ¡¿Que pasa?! ¡diganme que es lo que sucede! - exigi molesta y desesperada.
- Basta Malena, lo sabras cuando tengas que saberlo - dijo mi papa con una cara indiferente y sin expresion
Insisti tanto en que me explicaran pero seguian diciendo la misma frase "Lo sabras cuando tengas que saberlo" ya casi resonaba en mi mente esas malditas palabras, me canse de recibir la misma respuesta y subi a mi cuarto, ya era era tarde pero no me importo y llame al telefono de justin pero no atendia, talvez me esta evitando, marque tantas veces que me dolian los dedos de marcar el numero, el jamas me contesto. Me sentia desesperada, angustiada y llena de horror, como es posible que me dejen con esta inmensa duda, me queria morir por no saber lo que pasaba entre mis padres y justin.
Despues de toda esa angustia quede agotada, me recoste en la cama y me quede dormida.
En la mañana siguiente me desperta aun con la cabeza dandome vueltas, baje y me parecio raro no ver a mis padres en casa, en la mesa habia una nota que decia un simple "En el closet te deje un ropa que debes ponerte, tu padre tiene un evento importante y debes ir presentable, un auto pasara por ti a las 7:30 tu padre y yo te esperamemos aya porque tenemos asuntos que arreglar. besos, mama" Me parecio aun mas extraño eso, la manera tan distante en que me pedian eso, sin decir nada sobre justin, desayune y despues me pase la tardo tratando de contactar a justin pero el no contestaba, no sabia en que hotel se hospedaba y no podia ir a buscarlo. Llego la tarde y me meti a duchar porque pronto pasaria el auto camino al evento de papa, me seque el pelo y lo alacie, me maquille algo natural y me puse la ropa que me escogio, era un vestido sencillo pero lindo y femenino ya estaba lista y ya eran las 7:30 y llego el auto, no era una limosina y pero si era un auto lujoso, me introdje en este y el emprendio hacia mi destino.
Mire por la ventanilla, ya estaba oscuro y pronto llegaria pero algo paso, el auto se detubo en una especie de estacionamiento, el conductor se bajo y me abrio la puerta pero cuando baje, me forso y me tapo la boca junto con los ojos, trate de gritar pero simplemente por el miedo no pude, me obligo a caminar a un lugar y yo no podia ver absolutamente nada, de pronto nos detubimos y cuando llegamos el me destapo la boca pero antes me dijo un "No grites por favor, las cosas estaran bien" por una parte me tranquilizo pero por la otra seguia teniendo miedo, me habian raptado y me pide que me calme, como diablos me puedo calmar, me quitaron las vendas y estaba en un cuarto, como un camerino, acaso justin esta detras de todo esto, un hombre fuerte entro y me miro.
- Ven, es tu turno - me tomo del brazo y me llevo por los corredores de un extraño lugar.
- ¡¿Que pasa?! ¡¿No entiendo que es lo que quieren de mi?! - decia con un enorme desconcer y entre mas caminabamos mas podia escuchar voces, gritos y llantos. En que espantoso lugar vine a dar.
Seguian los gritos pero ahora distingui que no eran gritos malos, si no de emocion y eran voces, tantas que podria decir que habia millones de personas cerca, de pronto el hombre me indico que siguiera el camino y pasara esas enorme bambalinas para llegar a un raro escenario, hice lo que me dije y de pronto tube tanto miedo que iba a correr de regreso, escapar asta que escuche una fuerte voz desde un microfono, comenzo a sonar una cancion y yo la reconocia al momento, era la de "Favorite Girl" y comenzo a cantar esa hermosa voz, era mi justin, me dio una enorme alegria escucharlo y saber que no me habian raptado ni nada malo pasaba, traspase las enormes y oscuras cortinas y me quede congelada, habia llegada a un enorme escenario y la gente eran miles de chicas, fans de justin, gritando emocionadas, voltee a un lado y ahi estaba el, justin con su seductora sonrisa sin soprenderse realmente, parecia que todo esto era justo lo que el planeo y de pronto se acerco a mi tomando mi mano.
- Te amo - susurro y despues comenzo a cantar mientras tomaba mi mano y no dejaba de mirarme a los ojos de esa forma y con ese brillo especial.
.- My prized possession, one and only I adore you, girl I want you The one i can live whitout is you , is you You're my precious little lady The one that makes me crazy Of all the girls i've ever known its you, its you my favorite, my favorite, my favorite my favorite girl, my favorite girl Your always going out the way to impress these mr. wrongs. never knew you'd feel like this, i'll take you as you are Always said believe in love is a thing that can't be real but never write a fairy tail I'll show you how it feels Your who i'm thinking of and girl you're my runner up no matter what your always number one.
Todas las chicas gritaban y aun que tenia nervios y no sabia que es lo que planeaba hacer despues de esto lo mira y no pude evitar derramar una lagrima de alegria, no podia dejar de sonreir solo para el.
- You take my breathe away, with everything you say i just wanna be with you my baby , my baby Oh oh, my miss don't play no games, treats you no other way than you deserve cause your the girl of my dreams.
Termino la cancion y no dejamos de mirarnos, de pronto se separo de mi dejandome sola en el escenario y cuando entro de nuevo en escena llego con unas enormes rosas rojas en sus manos, vi detras y me miraba desde un lado de las cortinas estaba pattie con una linda sonrisa, justin me miraba y apesar de que habia un enorme publico sentia que el momento era solo de el y yo. Me miro y se acerco tomando su microfono y hablando por el para que todos escucharan sus palabras.
- Cada rosa, es cada hermoso dia que me has dado y en total serian 99 dias que conte, no importa que haga malo, no importa que me euiboque, tu estuviste siempre para mi y quiero que sea asi por siempre, ahora solo permite que esos dias lleguen no solo asta 100, si no para toda la vida mi chica favortia.
El se acerco y me dio el montonal de hermosas rosas, me abrume, queria estallar de felicidad, apenas y sentia que fuera real pensaba que era un sueño & no queria despertar de el. Coloque las rosas en un lado y lo mire con una sonrisa, la multitud de fans no dejaban de gritar antes las hermosas palabras de mi justin, me lance a sus brazos y le di un beso con un amor infinito.
- Te amo mas que a nada - le dije.
- Yo aun mas aya que la nada - sonrio y mordio su labio tomandome dela cintura.
El volvio a tomar el microfono y hablo.
- Ahora esta es la parte importante de todo, espero que aceptes en verdad - yo lo mire algo confundida y el se acerco a mi rostro peganso su frente con la mia y con su microfono en la boca - no puedo alejarme de nuevo de ti, no quiero pero tengo un enorma viaje que hacer por mi carrera - eso me entristezio tanto, ahora de nuevo me dejara despues de todo lo que hizo esta noche. Me quede seria mi rostro se lleno de dolor pero el siguio hablando - ¿aceptarias irte de gira conmigo?
Sus palabras me impactaron, me estaba pidiendo que viajara con el atravez del mundo, eso jamas lo haria otro chico, solo alguien que de verdad ama a su novia, ese es justin, me tape la boca con ambas manos de la impresion y mire a un costado, distingui a mis padres junto con pattie, ellos sonreia y asentian con la cabeza, despues en entendi TODO, su visita de ayer fue por esto, para pedirle a mis padres que me dejaran ir con el. Yo seguia mirandolo y despues de saber que mis papas me habian dado su apoyo y permiso grite.
- ¡SI! - sonrei y lo abraze, el me levanto de la cintura con felicidad y me beso.
Todas las chicas del publico estaba vueltas loca pero de alegria, jamas creo que llegue a haber un momento mas romantico que este. El era el chico de mis sueños, era el dueño de mi vida, mi aire y mis dias llenos de amor, mi droga y mi fuerza que ayuda a sobrevivir dia con dia y nunca mas me alejare de el.
_________________
Justin y yo llegamos al aeropuerto acompañados de su madre y mis padres, este dia me iria con el a su gira, tenia todas mis cosas en las maletas, pero apesar de eso me sentia algo triste por dejar a mis padres durante meses enteros, me acerque a ellos y los abraze.
- Los extrañare - dije y comenzo el llanto.
- No te preocupes hija, a veces los visitaremos, de hecho nos veremos en algunas semanas cuando vayan a España ahi estaremos nosotros, no te preocupes - dijo mi madre con una sonrisa linda.
Eso me alivio, demasiado, saber que al menos los veria de vez en cuando, me acerque a mi padre y lo abraze.
- Gracias por dejarme ir - agradeci enormemente.
- No ahi de que, justin me dijo cosas de ti que ningun chico jamas habia dicho de su novio a esta edad, me dijo que estaba enamorado completamente de ti y que si de el dependiera tu felicidad, daria la vida por ello. Se que es bueno para ti - sonrio - adios princesa.
- Adios papa, adios mama.
Mis padres se despidieron de pattie y justin fue con mis padres a agradecerles.
- Gracias por dejarme estar con su hija - dijo con una inmensa sonrisa, esa misma que me derrite.
Lentamente subimos al avion y no podia dejar de mirar a mis padres, de pronto unas lagrimas se escaparon de mi.
- No pasara nada linda, yo me encargo de que tus papas te visiten a menudo - dijo pattie consolandome - te quiero tanto como justin y jamas dejare que estes trizte, ademas ahi tienes a mi hijo, el nunca te quiere ver trizte.
- Gracias por tanto pattie - la abraze y ella me correspondio.
Justin se acerco, habiamos subido a su avion privado y pattie se fue a los asientos traseros para platicar con el representante de justin, el me miro y se sento a mi lado.
- Te amo tanto Male, jamas podra haber otra chica en mi vida, eres tu y solo tu - sonrio
- Tu te convertiste en mi vida entera.
Lo tome del cuello y bese sus exquisitos labios, ese juego de lenguas comenzo y su amor me tranquilizo, una droga para mi cuerpo, letal para mi cordura pero necesaria para mi vida.
Una nueva vida me espera, una a lado de justin y solo pido que jamas nos vuelva a separar porque sabe muy bien que nacimos para estar juntos.
THE END {♥}

~ C h a p t e r # FORTY - SIX ~


De nuevo me volvi loca por su forma de besarme, en realidad sentia que esta noche, seria aun mejor que otras, tenia que detenerme, mis papas estaban en la otra habitacion y yo con justin aqui.
- Detente - dije sobre su boca, casi como un susurro - mis papas pueden escuchar y si te ven te matan.
- Eso no me importa - sonrio y mordio su labio - no es la primera vez que hacemos esto asi.
Solte una pequeña sonrisa y me puse de pie algo apenada me envolvi con una sabana apesar de que tenia mi ropa interior me daba pena que justin me viera asi, es ironico sabiendo que hace unose segundos no me imporataba, me acerque a la puerta y puse seguro, cuando iba a regresar a la cama el vino hacia mi y me beso sin pleno aviso yo solte la sabana y comenze besarlo con una pasion desefrenada y el me levanto y me presiono contra la pared, enrede mis piernas en su cintura, otra vez sentia el fuego en mi piel, todo me parecia emocionante, tan pronto olvide nuestra separacion y ahora ya lo tenia de nuevo conmigo, el me acerco a la cama de nuevo y empeso a besar mi abdomen con lujuria, queria explotar de placer y de nuevo volvio a besar mi boca pero de nuevo volvi a ponerme sobre el sentandome en su cintura y mis manos sacaron su pantalon con rapides, estaba emocionada y extaciada, extrañaba tanto esto, demasiado, con mi boca comenze a estirar el elastico de su boxer pero solo eso, no me atrevi a sacarlo yo misma, volvia besarlo y el con su boca comenzo recorrer mi pecho, y desabrochar mi brasier ya que este tenia el broche por enfrente en medio de mis pechos, con su boca se acerco y lo desato, dejandolo fuera fuera de mi cuerpo, me avergonze tanto pero al le agradaba lo que veia, el acariciaba todo mi cuerpo con sus manos y parecia que con cada rose mi piel ardia en lujuria, amaba sentir de nuevo sus caricias, queria que siguiera, mis manos comenzaron a recorrer su espalda y desearlo mas y mas, Los besos continuaron y cuando reaccione estabamos completamente desnudos, ambos de nuevo como uno solo, jamas podre dejar de ser suya. Nunca podre dejar de serlo.
La noche fue apasionada y podria sentir miles de sensaciones placenteras y el estaba al borde de la exitacion, pasaron horas asta que paramos, me senti apenada por la forma tan rara en que terminamos esta noche, haces unas horas juraba no perdonarlo pero ahora estoy de nuevo en sus brazos. Lo mire y el volteo a verme con una sonrisa.
- Lo mejor de las peleas son las reconciliaciones - carcajeo un poco.
- Si, lose - sonrei timidamente .
El se levanto y se vistio, ya casi amanecia y tenia que irse antes de que mis padres despertaran, ambos nos cambiamos y cuando el estaba a punto de irse lo detube.
- Justin, sobre nosotros ¿hemos regresado? - pregunte nerviosa.
- No, aun no, pero pronto - sonrio y se fue por el balcon, solo lo vi alejarse entre las calles, el sol ya estaba saliendo.
Me quede impactada, ¿como que aun no? ¿Entonces que diablos fue esta noche? a donde fue y cuando lo volvere a ver. No entendia nada, que rayos habia pasado, el era quien queria regresar y ahora se va diciendome que aun no. Dormi unas horas pero cuando el sol salio por completo mi mama me desperto, me meti a la duche con mis pensamientos confundidos, no entendia que quizo decir con "aun no", sus palabras resanaban en mi mente. Sali y me vesti con unos jeans y una blusa sencilla y baje a desayunar con mis padres.
- Buenos dias mama, buenos dias papa - dije algo agotada por lo poco que habia dormido anoche.
- Buenos dias hija - dijeron al unisono.
Comenze a comer aunque no tenia tanto apetito, estaba agotada, comi poco y les avise a mis padres que saldria.
Solo queria ir con luke y decirle que no puedo estar con el, me siento fatal pero no sirve de nada ilusionarlo y menos ahora que justin regreso, aunque aun no entiendo que es lo que pasara con nosotros. Lo fui a buscar y cuando entre a su casa me encontre con una desagrabale e incomoda escena, el estaba besandose con una rubia, era linda pero eso era lo que menos me importo. Para ser sincera no me dolio, de hecho me alivio asi tendria una excusa para dejarlo.
- ¡Lo siento! - dije con verguenza y sali de la casa.
Camine ya mas confiada en que a luke no le afectaria mi rechazo, el salio tras de mi y se acerco con un rostro nervioso.
- Male, no entiendes ella es solo una amiga - dijo desesperado y preocupado.
Mi rostro cambio, estaba tranquiela pero por su mentira me consumio la rabia, como se atrevia a mentirme, no me importa si es su novia o no pero el que alguien trate de engañarme me enfurese.
- No mientas, si te vi como la tocabas - dije molesta.
- Pero es que ella... - trato de excusarse pero interrumpi.
- No me interesa luke - respire hondo y me tranquilice, ademas quien soy yo para enojarme si ayer me bese con justin y aun mas que eso - en realidad yo fui a tu casa porque tengo que decirte que no podemos seguir saliendo, pero veo que tu ya decidiste eso por mi, diviertete con tu chica, yo me voy - sonrei y el solo se quedo con el rosotr confundido y de nuevo me alcanzo.
- ¿Como? ¿Porque ya no quieres salir conmigo? - pregunto algo triste.
- Porque yo no se lo que sienta por ti, ademas ahora a regresado alguien importante a mi vida. Perdon, podemos ser amigos? - sonrei de nuevo.
El me miro con furia, y no soporte, platicamos un rato, de hecho tanto que la chica que estaba con luke se molesto y se fue, nosotros fuimos a caminar por ahi y yo le conte sobre el chico justin, pero jamas dije que era justin bieber, le dije que aun lo amaba y no sabia si podria dejar de hacerlo, ahora el regreso a mi vida luke era dulce y entendia que yo no podia enamorarme de otro, pero si le deje claro que me gustaba, pero eso era antes, solo le dije "hubiesemos sido una linda pareja de no ser porque alguien mas ocupa mi corazon" el sonrio y acepto que fuesemos amigos. Por ultimo me acerque y bese su mejilla suavemente, el dijo que tenia que arreglar las cosas con Tiffany, la chica con la que se estaba besando, el fue con ella y yo regrese a casa.
Al abrir la puerta, entre y mire la sala, me quede congelada al ver a justin hablar con mis padres, que mie*rda pasa aqui, ellos no lo debian ver, tengo prohibido estar junto a el y se supone que el estaba en Atlanta con su madre, mis padres no saben que el vino ayer, no saben de su visita a escondidas esta noche ya hora el se presenta en mi casa frente a ellos ¡¿Que acaso quiere que nos alejen de nuevo?!
- ¿Que pasa aqui?- pregunte atonita, asustada y nerviosa. Justin y mis padres me miraron, tenian los tres un rostro serio.

CONTINUARA...

~ C h a p t e r # FORTY - FIVE ~



Todo parecia tan ilogico, justo regreso en el momento que yo le jure a luke que ya no amaba a justin y el escucho eso, no tengo excusas para mis palabras, no puedo mentir, ya el a escuchado todo de mi boca y no hay vuelta atras.
Queria hablar decirle que fue una confusion pero ya no habia solucion para eso, ya era tarde para tratar de arreglarlo, todo quedo mal y esto termino aqui.
- Lo siento - susurre y mis lagrimas brotaron al verlo acercarse al balcon.
- Yo tambien - volteo a verme y note sus ojos llenos de agua cristalina y su rostro serio - siento que las cosas no funcionaran, y lamento que tu ya NO quieras luchar, porque estoy seguro que aun me amas.
- ¡¿Que?! ¡¿que me dices de ti?! cuando me pediste tiempo por el problema con mis padres y eso lo usaste de excusa solo para irte con caitlin, tu fuiste quien dejo de luchar y de amarme, es por eso que yo tambien me fui sin decirte nada porque quiero ser feliz, luke me hace sentir bien, no mientas diciendo que has venido por que me amas, seguro lo tuyo con cailtlin no a terminado pero solo quieres hacerme sufrir, vete con ella se que la amas mas que a mi, yo estare bien con luke.
- Entiende que caitlin es solo mi amiga! si no te quisiera jamas estaria aqui, no hubiera escapado de casa para venir a verte y sobre luke, no mientas mas y dejalo, olvidemos todo por favor, se que me equiboque muchas veces pero ahora no pienso fallarte, no mas. Yo solo te deje porque pense que era lo mejor para ti, no debias pelear con tus padres por mi, solo lo hice por eso.
Esta claro que aun lo amo mas que a nada pero esto ya no tiene futuro, las cosas no son tan simples de olvidar, los problemas, nuestros padres, su vida no tiene espacio para mi y yo ya no quiero sufrir.
- No quiero... seguir contigo - entre corte las palabras, me dolio mentir asi, senti que cada palabra me cortaba la garganta. Eran como espinas.
No deseaba ver lo mas, odiaba sentirme Ahora debil a su lado, que diablos siente viniendo aqui despues de que lo nuestro acabo, acabo cuando el me pidio tiempo.
El se acerco a mi y tomo mis muñecas con fuerza dejandome sin escapatoria, trate de soltarme pero fue inutil, el me tenia acorralada contra la pared.
- Y ahora dejame por favor. Largate que no vez que no quiero estar contigo - suplique llena de rabia y dolor.
- No mientas, se que aun no me olvidas, se que te lastime pero por favor perdoname, te necesito mas que a nada - dijo acercandose a mi.
- Que patetico eres, dejame en paz y vete - repeti.
- No.
Se acerco a mi sin soltar mis muñecas y su rostro se acercaba fulminando el espacio entre nosotros, comenzo a rosar sus exquisitos labios con los mios mientras que mi cuerpo pedia a gritos que lo besara, nunca podre resistirme a su forma de seducirme, de acabar con mi poca coherencia, dejandome con el horrendo deseo de seguir su juego.
- Justin basta, no sigas, no quiero - suplique en voz baja, inaudible por que estaba hipnotisada por la forma en que me tentaba.
Sin pleno aviso sus labios se aferraron a los mios desantando una adrenalina incontrolable, esta vez sus besos poseian un veneno mas letal para mi cordura, se llevaba consigo mis pensamientos y dejaba el camino libre a la pasion que liberaba con su boca junto a la mia. En ese momento ni siquiera me importo pensar en luke o en los problemas con justin. El comenzo a moverse con deseo y emocion, sentia su lengua recorrer toda mi boca, sentia su sabor dulce en sus besos, cuando supo que de verdad me habia atrapado, cuando se aseguro de que estaba metida en el mismo juego, solto mis muñecas y con sus manos recorrio el contorno de mi cuerpo para despues descansarlas en mi cintura. Aferre mis manos a su cuello y constantemente me consumia el deseo incontrolable de poseerlo totalmente.
Despeine su rubia melena, de pronto volvio a tomar mis muñecas para tumbarme suavemente en la cama, el estaba ensima de mi, me miro y mordio su labio inferior de una manera intimidante, sensual y atrevida, se acerco a mi cuello y sus labios lo recorrian cada lugar de el, sentia su aliento chocar en mi piel y me enloquecia, me hacia erizarme, volvio a besar mi boca de una forma feroz y con impetu, sentia sus manos recorrer mi cuerpo de una manera fogosa asta que sus manos sacaron mi blusa de mi cuerpo dejando al descubiero mi pecho, mi abdomen y mi sosten, todo mi cuerpo ardia como hace tiempo no lo sentia, despues de separarnos jamas volvia sentir algo igual, solo con el. No me importo ya nada, se veia venir lo que pasaria, el comenzaria a besarme y yo caeria rendida a sus pies, se podria decir que estaba de nuevo regresando a su lado, era como aceptar que ya estabamos bien.
Sin darme cuenta de cuando o como me domino la pasion y de un giro quede ensima de el sobre la cama, me sente en su cintura y comenze a desabrochar su camisa negra que traia puesta, el admiraba la inmensa emocion que sentia por estar de nuevo en la intimidad, me desespere de no poder desvestir su torso y con mis manos jale su camisa desprendiendo todos sus botones y estos salieron volando para acabar regados por el suelo, el abrio sus ojos sorprendido por mi reaccion tan feroz pero aun asi permanecia sonriente, emocionado, me miraba extasiado y paso su lengua por sus labios para humedecerlos, una tipica señal que demuestra que le gustaba esto, sin pensarlo mas comense a besar su abdomen un poco fornido, me percate de un tatuaje que estaba cerca de su cintura y mis ganas de morderlo me ganaron, trate de arrancar ese pedaso de dibujo en su piel con mis dientes, simplemente esta noche parecia aun mejor que otras, esta vez mi experiencia era mejor y mejoraba la manera de moverme.
Poco a poco recorri su abdomen con mi boca desde su cintura asta llegar a su cuello, comenze a morder su oreja provocandole notablemente el aumento de su temperatura, me acerque a sus labios y volvimos a besarnos con fervor y pasion, un inmenso deseo de devorarnos mutuamente, el volvio a girarme dejandome abajo de el, comenzo a morder mis labios muy fuerte, me dolia, pero era un dolor exquisito, que alteraba mis sentidos, soy demasiado masoquista junto a el.
Los besos no cesaban y mientras nuestros bocas permanecian ocupadas mis manos se aferraban a su espalda arañandola un poco, era tanto el placer, tanto el deseo carnal, mi cuerpo ardia demasido, tanto que pense que explotaria de pasion fulminante, a justin parecia que le gustaba sentir ese dolor, sus manos de pronto comenzaron a desabrochar mi pantalon y lentamente lo deslisaron hacia bajo asta quitarmelo por completo, dejandome solo en mis prendas interiores, no quise quedarme atras y desabroche su pantalon pero comenzo a besar mi clavicula de una forma tan exitante que mis pensamientos no tuvieron lugar, no pude concentrarme en desnudarlo, me sentia realmente deseosa, no sabia que podia llegar a disfrutar tanto de esto, y aunque era placer fisico, tambien podia sentir el amor en su forma delicada de tocarme, todo era tan perfecto, todo volvia a ser como antes.
Podia sentir mi alma salir de mi cuerpo, era tanta la dicha de sentir sus besos en mi, tengo su nombre marcado en mi cuerpo porque el sera mi unico dueño, el unico poseedor de mis pensamientos, el unico que es capas de robarme el aliento con una mirada, jamas comprendere como es que puedo necesitar y amar tanto a una persona, No sabia que realmente este sentimiento seria capas de ser tan grande, de sentirlo tan cerca, de que viva en mi cabeza constantemente. Como puede lograr que lo ame tanto, apesar de todo lo que me a hecho parece que dia con dia aunmenta este loco amor.
CONTINUARA....

~ C h a p t e r # FORTY - FOUR ~




Me quede petrificada y el cambio su rostro de deseo por uno de coraje, raro pero aun enojado se veia tan dulce, nos detubimos y no podia reaccionar, sera que realmente yo fui capas de decir eso, de verdad lo dije, sera que aun no puedo superarlo.
Lo mire y el estaba completamente molesto y confundido, de pronto acomodarse el pantalon y su camisa, eso queria decir que todo acabo aqui, supongo, me hice a un lado y acomode el cierre de mi vestido, tenia que hablar pero me daba tanto miedo que preguntara quien es justin.
- Perdon, yo no quise... - susurre y por mas que buscaba una explicacion para lo sucedido, no encontre nada que decir.
- ¿Quien es justin? - pregunto algo enojado y triste. Esa era la pregunta que menos queria escuchar.
- Nadie - susurre aun sintiendome culpable.
- Si no fuera nadie no habrias dicho su nombre cuando me besabas, dime quien es - exigio.
Ambos dentro del coche, se supone que esta noche seria increible, seria mejor que otras por el hecho de que luke me hacia mejorar, pero parecia que en cada aspecto de mi vida tenia que estar presente justin, como en este caso sobre el es esta discucion. Que no habra algo donde el no exista.
- Es un chico - conteste apenada.
- Se que es un chico, pero quiero saber que es para ti ese chico - su tono de voz se elevo y eso me hico asustarme.
- El es... - agache la cabeza pero el no dejaba de fulminarme con la mirada - un chico, amigo mio, un especie de novio pero que jamas me amo - solte mis palabras temerosa. Como no temerle a esta confesion.
- ¿Y tu lo amas? - pregunto ahora mas tranquilo pero desanimado.
Que podria decirle, como explicarle que el es toda mi vida pero ahora solo intento vivir con la perdida de su amor, como decirle que solo estoy con el porque me hace sentir querida y sin dolor, pero que no lo amo como a justin. Talvez deba mentir.
- No, el solo es parte de mi pasado solo que no se porque dije su nombre, te juro que no es nada para mi - Me senti fatal al decir eso, me queria morir, pero era la unica manera de olvidar que lo amo.
Luke me miro poco convencido pero despues tan solo no dijo nada mas sobre el tema. Tomo las llaves del coche y arranco, el camino fue incomodo, no me me hablo ni siquira me miro, todo fue silencio total. Al llegar ambos bajamos, el estaciono el coche en su casa pero me encamino a mi puerta ya que estaba a lado de su hogar, nos detubimos en la entrada y note que todo estaba apagado, mis padres ya estaban dormidos. El momento estaba mal, todo me estaba saliendo mal en esta cita y no queria que las cosas entre el y yo terminaran antes de siquiera haber comenzado.
- Lo siento mucho, juro que jamas quise que las cosas pasaran asi - pronuncie con un hilo de voz.
- Yo tampoco. Adios - el se despidio de mi con un beso en la mejilla.
¡¿Que?! las cosas no pueden ser asi, no quiero perder a la unica persona que me despierta algo de emocion, no dire que es tan fuerte lo que siento como con justin, eso jamas se comparara, pero el me hace sentir bien, talvez en un futuro pueda enamorarme de verdad de luke. No, las cosas no se quedaran asi.
Camine rapidamente para alcanzarlo, lo tome del brazo y cuando volteo coloque mis manos en su rostro para atraerlo cerca de mi cara, presione mis labios en los suyos y cerre los ojos para dejarme llevar, luke se sorprendio pero se que le gusto, el respondio con gusto y comenzamos a besarnos, sentia algo en mi interior talvez no sera jamas como justin pero al menos me gusta, el beso no ceso asta que un ruido me distrajo y abri mis ojos, algo se movia tras un gran arbusto que estaba a espaldas de luke y frente a mi, lo ignore y me concentre en luke. Cuando dejamos de besarnos luke sonrio algo satisfecho.
- Por favor perdoname, justin no es nada en mi vida, ya no mas - le dije de nuevo. Aun me sentia mal diciendo eso.
- Ya, olvidemoslo - se acerco a mi y me beso de nuevo.
Ya era tarde y tenia que entrar a mi casa, me despedi y luke quedo en ma;ana buscarme para salir, obviamente algo estaba pasando entre nosotros.
Entre a casa y me dirigi a mi habitacion, cerre la puerta y me tire en el colchon. Mire al techo pensando en luke, en mi y en el pasado con justin asta que escuche un ruido proviniendo de mi balcon, daba la casualidad que todas mis habitaciones tenian uno, me asome y una sombra estaba ahi.
- ¡¿Que haces tu aqui?! - pregunte sorprendida, como no hacerlo viendo al chico que tengo frente a aqui.
Mi corazon se detubo al verlo frente a mi despues de lo que yo pense jamas volveriamos a vernos, despues de haberme ido sin decirle nada, despues de nuestro rompimiento el a venido asta mi, lo mire atonita y melancolica, esa mirada intensa, esos labios perfectamente rosados y tentadores y sus cabellos rubios cubriendo su frente junto con ese cuerpo que ya no era presisamente de un chiquillo, ahora era un hombre. Justin esta aqui, MI justin regreso por mi, despues de esas horrendas palabras que dije sobre que ya no era nada en mi vida, ¿pero que hace el aqui?.
- Vine a verte, pero creo que es mejor que me marche ahora - dijo acercandose a mi con un rostro triste y dolido. Porque esta asi.
- ¿De que hablas? ¿como llegaste aqui? - mis preguntas tan estupidas como siempre en vez de haber corrido a sus brazos. Que poca fuerza de voluntad tengo cuando se trata de el.
- Tu prima me dijo que te habias mudado, no entiendo como fuiste capas de irte asi - se acerco mas y mas ami. Ambos solos de nuevo en mi habitacion, solo que esta vez no es precisamente igual.
- Tu no entiendes... - susurre aun sorprendida. Mi corazon dolia, sentia un gran sentimiento que luchaba por no dejarlo salir, las cosas entre nosotros ya no son iguales y eso tengo que entenderlo.
- Si entiendo todo, porque te escuche decirle a ese idiota con el que te estabas besando que yo ya no soy nada en tu vida. Yo vine asta aqui por ti y lo que me llevo a cambio son esas frias palabras, si de verdad no soy nadie en tu vida entonces me voy - me dijo con la mirada llena de sufrimiento y un coraje inmenso.
Ahora todo parecia tan ilogico, justo regreso en el momento que yo le jure a luke que ya no amaba a justin y el escucho eso, no tengo excusas para mis palabras, no puedo mentir, ya el a escuchado todo de mi boca y no hay vuelta atras.
CONTINUARA....

~ C h a p t e r # FORTY - THREE ~




Entre a casa y fui corriendo a mi habitacion, cuando me asome por el balcon, solo por una orilla, lo espie a escondidas sin que notara que lo veia, el tenia las cortinas de su balcon abiertas y veia perfecto su habitacion, mis pupilas se dilataron al verlo quitar su palyera y dejar su notable y fornido abdomen, senti mi piel arder y mejor me aleje algo nerviosa, algo me esta pasando y sinceramente me preocupa, sera que luke... NO. Eso jamas, pero entonces porque me siento asi.
Me recoste en la cama y demasiadas cosas pasaban por mi mente, el regreso a mi antiguo hogar, el rompimiento con justin y ahora, la llegada de luke, todo me daba vueltas y me sentia confundida, luke es especial pero estoy segura que aun sigo enamorada de justin, de eso no cabe duda.
sin poder pensar en lo que realmente me pasaba con luke me quede dormida en cuestion de minutos, estaba muy agotada.
___________
En la mañana siguiente me desperte ya mas tranquila, ahora puede que mis dias seran mejores, me duche y me vesti para bajar a desayunar con mis padres. Por supuesto tenia que pedirles permiso para esta noche.
- Buenos dias - les dije a ambos y me sente en la mesa.
- Buenos dias princesa - contestaron al unisono.
- Mama, papa, quiero pedirles algo - dije algo nerviosa.
- ¿Que cosa? - pregunto mi mama.
- Hay un chico, mi nuevo amigo, el vecino de a lado Luke benward me invito a salir a un cena de gala, ¿puedo ir por favor? - rogue algo timida.
- Si claro - contesto mi padre con una sonrisa.
- Vez hija, las cosas no son tan malas despues de todo, este cambio fue para bien - sonrio mi madre.
En realidad aun quedan muchas cosas que no podre cambiar, ni un pasado que olvidar, ni al amor de mi vida, justin. Pero se que puedo vivir con ello.
Terminamos de comer y mi mama se ofrecio a llevarme de compras, parecia que queria convencerme de que todo seria mejor ahora sin mi chico, llegamos a la plaza comercial y me medi miles de vestidos, paso la tarde asta que por fin encontre el indicado para esta noche. Llegamos a casa y ya era tarde asi que me meti a duchar, sali me alacie el pelo y me maquille solo para resaltar mis verdes ojos, me puse mi vestido y estaba lista.
- Male, te buscan! - grito mi madre desde la planta baja, eso significa que luke ya esta aqui.
Tome mi bolso y mi celular y baje las escaleras mientras los nervios me mataban, me sentia feliz y emocionada, algo realmente sucedia conmigo.
Llegue abajo y ahi estaba el, con su traje y su camisa negra, se veia tan apuesto, tan lindo, me acerque y bese su mejilla para saludarlo.
- Te vez hermosa - me dijo apenado.
- Gracias, tu te vez muy apuesto - sonrei.
- ¿Nos vamos? - pregunto ansioso.
Yo asenti con la cabeza y salimos de casa, subimos al lujoso auto negro de luke y emprendimos camino, al llegar nos detubimos en un hermoso salon, la gente que entraba se veia muy elegante, nos acercamos a la puerta y entramos al lugar y nos sentamos en una mesa solo el y yo, comenzamos a platicar de nuestras vidas.
- ¿Y que me dices de tus novios? - pregunto timidamente - ¿hay alguien especial?
- No - menti, pero debia hacerlo si de verdad queria vivir mejor sin el - no hay nadie por ahora - sonrei.
- Entonces eso significa que... ¿tengo posibilidad? - pregunto alsando una ceja de manera atrevida.
- Eso creo - jugue con el, coquete y sonrei de manera tentadora. No entiendo que pasa conmigo en este momento.
La noche iba perfecta, el me hacia reir, charlabamos y inconciente o talvez aproposito coqueteabamos pero solo eso, nunca paso algo mas, cuando la cena acabo, regresamos a casa, o al menos eso pense pero el se dirigio a otro lugar.
- ¿A donde vamos? - le pregunte confundida.
- Quiero mostrarte algo - sonrio.
Siguio manejando asta que llegamos a la playa que estaba cerca, era lindo ver las olas de noche el bajo el convertible y la brisa acariciaba mi piel y jugaba con mi pelo, el sonrei y me miraba algo emocionado, esta sorpresa fue hermosa.
- ¿Te gusto? - pregunto nervioso.
- Claro que si, me encanto, es tan hermoso ver este paisaje de noche, jamas habia venido a la playa a estas horas - sonrei.
Ambos estabamos en el auto mirando el mar estacionados en la arena, el cielo era estrellado, mas que nunca para ser sincera, de pronto voltee a verlo y el me miro a mi, ambos nos conectamos en ese momento, senti una extraña sensacion en el corazon, queria besarlo, no podia dejar de mirar sus labios rojos y dulces.
Sin decir ni una palabra me acerque y lo tome por el cuello para plantar mis boca con la suya, senti sus labios dulces y me gusto su sabor, el sabor de una extraña ilusion, ambos cerramos los ojos y moviamos nuestra boca cordinadamente para continuar besandonos, el rodeo mi cintura con fuerza y movia sus manos por mi cuerpo, sus caricias ardian, yo trataba casi de arrancarle los labios con mi boca y constantemente nos quedabamos sin aire por el apasionado momento, los besos siguieron y el asunto se volvia intimo, ahora comprendia perfectamente, es el deseo lo que me atrai de el, era fisico y carnal lo que por mi mente pasaba al verlo, sera talvez por esa noche que lo espie por su ventana, sera que al verlo de esa manera tan sexy me sedujo, no estoy segura pero quiero mas, comence a sacudir su pelo y alborotarlo con mis manos sin dejar de morder sus labios de una forma feroz, era de noche en un lugar vacio y eso me tentaba aun mas, de pronto el me sujeto con fuerza y me sente sobre el frente y dando la espalda al volante, segui besandolo y lo gozaba tanto que asta sentia culpa por esto, me sentia rara, como una zorra, pero que diablos me pasa a mi. El comenzo a besar mi cuello y me sentia derretir, ibamos demasiado rapido, ayer apenas nos conocimos y yo estoy ya casi entregandole mi cuerpo, esto no fue como con liam, esa vez fue por despecho a justin, pero en esta ocasion yo misma habia tomado la iniciativa.
Yo era quien comenzo el juego... y para ser sincera no me quiero detener, no aun. Luke subio el techo de su convertible para dejarnos mas intimamente juntos, a mi la pasion me domino e incosientemente comenze a desabrochar su camisa, no podia pensar con coherencia, era como si no fuera yo y estubiera poseida por el deseo carnal, el trato de desabrochar mi vestido pero no lo logro por completo, ni siquiera me descubrio nada, solo se hizo mas flojo sobre mi pecho, me acerque a su cuello y comenze a besarlo con fervor, mis manos se ubicaron serca de el cierre de su pantalon y trataron de abrirlo pero solo lo desabroche un poco, nada especial, de pronto unas palabras se escaparon de mi boca mientras lo besaba.
- Te deseo justin - susurre pero ambos escuchamos eso a la perfecccion
Me quede petrificada y el cambio su rostro de deseo por uno de coraje, raro pero aun enojado se veia tan dulce, nos detubimos y no podia reaccionar, sera que realmente yo fui capas de decir eso, de verdad lo dije, sera que aun no puedo superarlo.
CONTINUARA.....

~ C h a p t e r # FORTY - TWO ~




Entramos y note que había una sola cosa la cual había cambiado, la casa de alado no estaba como antes, era diferente y parecía que había llegado nuevos inquilinos, bien al menos espero que sea una chica para poder ser amigas.
Entramos a casa y empezamos a acomodar las cosas, paso la tarde y por fin todo estaba en su lugar, justo como antes de irnos a Atlanta.
Ya iba a dormir, o mas bien tratar porque aun no me saco a justin de la cabeza, aun no puedo creer lo fácil que acabo todo. Entre a mi cuarto y empecé a desnudarme para ponerme la pijama, estaba en ropa interior buscándola en mis cajones y cuando la saque me di cuenta que alguien me estaba viendo en la otra casa, mi balcón estaba abierto que horror, y del otro lado de mi balcón estaba una casa igual con su balcón dando al mió, un chico rubio en la otra casa me observaba y yo semidesnuda ¡que pena!
Me acerque y cerré las cortinas horrorizada, me vestí rápidamente y me fui a la cama para olvidar ese vergonzoso incidente, pero ahora que me doy cuenta el es el nuevo vecino.
Me recosté y comencé a mirar un álbum de fotos que tenia con justin, me gustaba ver los momentos tan lindos que pasamos, solté algunas lagrimas y me quede dormida.
____________
En la mañana siguiente me levante para meterme a la ducha, me vestí con un short y una blusa sencilla y baje, mis papas estaban almorzando y me senté con ellos.
- Hija tendremos que salir hoy y llegaremos tarde así que estarás sola – dijo mi papa.
- Si esta bien, no hay problema no pienso salir de casa – dije desanimada.
- Hija se que te repondrás – mi mama acaricio mi mejilla.
- Si, eso espero – fingí un sonrisa y comencé a comer.
Ellos se fueron después de unas horas y yo Salí al parque y me senté en el pasto a ver el atardecer, el día me parecía aburrido y triste, pero creo que era yo la que estaba deprimida por justin, estaba escuchando música cuando alguien se sentó a mi lado de una forma confiada y sin preguntar.
- Hola – sonrió un chico rubio y ojos verde azulado, lindo a mi parecer.
- Ho… hola – sonreí un poco tímida.
- ¿Cómo te llamas? – pregunto el chico.
- Malena ¿y tu? – sonreí.
- Me llamo luke benward – me ofreció su mano y yo la estreche amigablemente.
- Tu nombre me es conocido, creo que ya lo e oído antes, o talvez estoy loca – carcajee un poco y el también.
- En realidad soy actor, bueno apenas estoy empezando mi carrera – dijo amablemente
- Oh, que bien – ¿Qué? ¿es mi destino toparme con chicos lindos y famosos o que diablos pasa? – ¿vives por aquí? – pregunte curiosa.
- Si, de hecho vivo en la casa de a lado de la tuya – sonrió.
¡¿Qué?! ¡El es el chico de ayer! El que me vio por el balcón semidesnuda, ¡que vergüenza!
Sentí como mis mejillas se ruborizaban y me explotaba la cabeza de pena.
- ¿Tu eres el chico de a lado? – pregunte nerviosa.
- Si – sonrió inocentemente, como si no recordara lo que vio ayer, o que ME VIO ayer. Muero de pena.
Me quede callada y sin decir nada, solo moría de nervios.
- ¿quieres dar una vuelta? – me ofreció.
- Esta bien – me puse de pie junto con el. Porque no disfrutar un poco de compañía.
- Cuéntame de ti – le pedí. Solo quería saber un poco mas de este lindo chico.
- Pues… - rasco su mentón algo pensativo – tengo 16 años, soy agradable, un chico demasiado apuesto, sexy… - bromeo y soltó una carcajada.
- Claro – dije riendo – y muy humilde – ironice en broma – eres muy simpático luke – sonreí.
Seguimos caminando y llegamos a un parque muy lindo, el dia era agradable, nose porque pero de pronto el dia ya no parecia tan triste.
Seguimos charlando y me hacian reir sus comentarios, nos sentamos en una banca y nos quedamos ahi.
- Y dime, ¿donde vivias antes? – pregunto curioso.
- La verdad yo antes vivia aqui en donde mismo, pero despues me fui a Atlanta y nos mudamos ahi unos meses pero de nuevo regresamos – respondi.
- ¿Y porque regresaron a aca? – Su pregunte me dejo helada, casi olvidaba el motivo de mi tristesa, era capas de poder no sentir dolor y no recordar a justin cuando estaba con luke, que tonteria, justin es y sera el unico.
- Por motivos personales – respondi secamente. El cambio el tema de inmediato.
- Bueno... te invito un helado ¿te parece? – dijo sonriente. Una linda sonrisa.
- Esta bien – acepte su propuesta.
Caminamos hacia la heladeria y sentia como si alguien nos siguiera pero no logre ver a nadie, que raro. El pago lo mio y nos quedamos sentados ahi platicando y comiendo, era linda su presencia, luke era realmente sencillo y gracioso. Casi podia sentir que se parecia un poco a justin... pero que digo, soy una tonta por compararlos. Justin es unico.
- ¿Regresamos a casa? – pregunto amablemente.
- Si, vamonos – sonrei.
Caminamos tranquilamente, ya era de noche y todo era lindo, los Angeles siempre me parecio un lugar perfecto y romantico, conversavamos, realmente parecia que lo conocia de antes, me daba tanta confianza y a veces me ponia nerviosa cuando me miraba a los ojos, era muy lindo.
Llegamos a mi casa y nos quedamos parados en mi puerta, mis padres aun no habia llegado por suerte.
- Bueno... supongo que nos veremos mañana ¿cierto? – pregunto con una voz dulce y esa sonrisa tierna.
- Si, eso creo – conteste ruborisada – fue lindo conocerte, gracias por tu compañia, creeme que me levantaste mucho el animo – confese.
- Eso es genial, me hace feliz que pienses asi de mi - sonrio.
- Si,... adios luke – me acerque para besar su mejilla pero el se movio accidentalmente y bese una parte de sus labios, pero solo una parte no completamente. Senti mi piel erizarse y arder de verguenza, senti la sangre acomluarse en mis mejillas y estas se enrojecieron, rapidamente me aleje y el tambien parecio apenado.
- Lo siento – susurro.
- No, fue mi culpa – solte una risita por los nervios – bueno ahora si, buenas noches y adios.
Me di media vuelta para acercarme a la puerta.
- Espera... – Luke me detuvo tomando muñeca.
- ¿Que pasa? – pregunte dandome la vuelta para mirarlo.
- Antes de que te metas quiereo decirte algo, quisiera invitarte a un evento, una cena de gala ¿Podrias ser mi acompañante? se que es muy pronto y apenas nos conocemos pero es que me agradas y no tengo quien vaya conmigo ¿puedes? – dijo dulcemente.
Me parecio apresurado, pero tampoco queria negarme, algo dentro de mi me pedia que aceptara, ademas el era agradable asi que... ¿porque no? No pasa nada si lo acompaño, ademas no quiero estar encerrada pensando en mi dolor, no quiero seguir llorando.
- Esta bien – acepte emocionada.
- ¿Enserio aceptas? – pregunto emocionado y feliz y yo acenti con la cabeza sonriente – gracias. Mañana paso por ti a las 8:00 pm – dijo por ultimo.
- Si, esta bien – sonrei – adios.
- Adios linda – de nuevo beso mi mejilla y se alejo rapidamente muy emocionado.
Todo me confundio, por alguna razon al sentir sus labios en mi piel esta se erizo, no podia dejar de tocar mi mejilla justo en la parte que luke beso, algo me estaba pasando, pero NO, justin es el unico y eso lo tengo claro. Eso espero. Pero mañana tengo... una cita con el. No se que diablos me pasa, no entiendo porque a su lado olvido a Justin, eso no esta bien, NO. Pero para ser sincera, creo que me gusta verlo.
Entre a casa y fui corriendo a mi habitacion, cuando me asome por el balcon, solo por una orilla, lo espie a escondidas sin que notara que lo veia, el tenia las cortinas de su balcon abiertas y veia perfecto su habitacion, mis pupilas se dilataron al verlo quitar su palyera y dejar su notable y fornido abdomen, senti mi piel arder y mejor me aleje algo nerviosa, algo me esta pasando y sinceramente me preocupa, sera que luke... NO. Eso jamas, pero entonces porque me siento asi.
CONTINUARA....

Chapter # FORTY – ONE ~




El no respondió y cuando mire hacia donde el estaba, vi a dos chicos cerca de un árbol en el mismo parque donde estábamos liam y yo, ambos conocidos, me dio una punzada en el pecho al reconocer a justin con caitlin, juntos, ambos reían y se comportaban cariñosos.
Tal vez por eso quería un tiempo, talvez por eso necesitaba alejarse de mí, para estar con ella, para volver a los brazos de caitlin. Mis malditas y acostumbradas lágrimas de nuevo salían de mis ojos.
- ¿Ese es justin con… caitlin? – pregunte con lagrimas en mi rostro. Es obvio que es el.
Me sentí horriblemente traicionada, obviamente no me quede parada sin hacer nada, tome el valor y me acerque a pasos rápidos, furiosos y agresivos.
- ¡Vaya para esto querías tiempo! – le grite furiosa, aunque el dolor me mataba por dentro.
- ¿Male? ¿que dices? – pregunto justin confundido.
- ¡Digo que para esto terminaste conmigo! – una lagrima se me escapo – si esa era tu razón para querer tiempo me hubieras dicho eso y no me hubieras mentido con que es ‘lo mejor’ no fueron nuestros padres los causantes de que terminaras conmigo,… si no ella – susurre mientras mi voz se hacia baja. A un paso de el llanto.
Caitlin me miro desconcertada, no entendía lo que pasaba, si ella me cae bien, ella es una chica perfecta es por eso que me siento aun mas débil en la lucha, ellos fueron novios y a pesar de que ambos me juraron no sentir nada sobre el otro no lo creo.
Talvez el esta mejor con ella, y a caitlin no es la culpable. No tiene la culpa de que justin la prefiera.
- Male no entiendes… - dijo justin.
- Si entiendo, y perfectamente. Adiós justin. Adiós caitlin, les deseo lo mejor a los dos.
Liam estaba detrás mió, alejado un poco de justin y caitlin, regrese con el y le rogué que caminara rápido, no quería seguir en ese lugar.
Justin trato de seguirme pero rápidamente nos introducimos al auto de liam que estaba estacionado cerca del parque, subí y de inmediato liam arranco dejando a justin atrás.
En el camino liam solo trato de subir mi ánimo. No funciono.
- ¿Estas bien? – me pregunto preocupado.
- Si, ya me siento mejor – mentí, es obvio que nunca podré estar bien después de esto.
- Lo siento, creo que jamás debí permitirte ver eso – comento con una voz culpable.
- No te sientas así, tu no tienes la culpa además… un día tendría que darme cuenta – bese su mejilla mientras el conducía – gracias por todo liam.
- No agradezcas linda.
- Me podrías llevar a mi casa por favor – le pedí.
- ¿Qué? ¿A tu casa? ¿Por qué quieres ir ahí, que no se supone que huiste? – pregunto confundido y frunciendo el seño.
- Así es, es por eso que tengo que volver, toda razón para luchar se me esfumo, ya no tengo por que seguir con esto.
- ¿Qué quieres decir? – cuestiono.
- Que me iré con mis padres a donde ellos deseen llevarme, talvez esta sea la ultima vez que nos veamos, lo siento – mis ojos se nublaron por las lagrimas pero no permití que saliera ninguna gota. No más.
- ¡¿Qué?! Te piensas ir, no puedes, por favor quédate – suplico.
Liam conducía asta que llegamos a mi casa, no bajamos del auto y lo mire mientras permanecíamos estacionados enfrente de mi hogar.
- Lo siento, esa no es mi decisión. Tarde o temprano algo iba a pasar, algo iba a arruinar mi felicidad – ese es justin. Llego a mi vida y todo cambio tan radicalmente, una parte para bien y otra no. No creo poder olvidare esto jamás, este romance de verano.
- Si es así, entonces… ¿esta es la despedida? – pregunto con sus ojos brillantes llenos de agua salada. Liam era realmente atractivo, pero no es justin.
- Si – fue mi única palabra.
Me acerque y lo abrase tan fuerte como si no lo quisiera soltar jamás, escondí mi rostro en su cuello y llore con un enorme dolor y sentimiento, el me dio refugio en sus brazos y me dejo llorar por un momento.
- Te extrañare tanto Male – susurro dulcemente.
- Yo mas liam – me aleje y talle mis ojos para secar el rastro de lagrimas – pero probablemente nos veamos cuando venga a visitar a mi prima – trate de hacer la despedida menos dolorosa.
- Eso creo – sonrió.
Me subí a mi habitación y cuando entre todo estaba completamente empacado, párese que ya tenían mas que decidido el irnos de Atlanta, mi cama aun estaba con sus sabanas puestas, esto me serviría al menos esta noche, ya que mañana nos marchamos.
Me deje caer sobre ella y llore tanto como pude, y al tomar mi teléfono note las muchas llamadas perdidas, también muchos mensajes, pero no quise verlos, todos ellos de una sola persona. Justin.
Avente con tanta fuerza mi celular que se estrello con la pared volviéndose añicos.
Seguí llorando, talvez ahora porque mi corazón dudaba que justin me siguiera amando, después de todo lo que luche, tantas veces me arriesgue, y ahora, hace unos días que el me había prometido no volver a dejarme, lo hizo y corrió a los brazos de otra. No entiendo como paso, como se volvió tan complicado nuestro amor. Me resigno.
De tanto llorar esa noche me quede completamente dormida.
En la mañana siguiente me desperté y sentía mis ojos pesados de tanto llorar, pero ya no mas.
Me duche y me vestí, este seria el día en que partiría de aquí, justin ni siquiera tiene la menor idea que me voy y no nos volveremos a ver, dejos para el supongo.
Tome mis maletas y las subí al taxi que nos llevaría al aeropuerto, mis padres subieron también y el coche arranco, miraba por la ventanilla y a pesar que me dolía esto, irme de la nada, sin decir, sin justin, pero el ya esta con caitlin, mejor para mi.
Trataba de no llorar, porque lo haría, debería estar feliz porque el se aya fijado en mi aunque fuese tan poco tiempo, supongo que cualquier chica hubiese estado feliz aunque sea con tenerlo como amigo, y yo lo tuve como novio, me siento dichosa que fui parte de su vida. Y aunque me mata la forma en que acabo esto, no me quejo, ya no, ya estoy lista para comenzar una nueva vida.
__________________

A donde íbamos, pues de regreso a los Ángeles, mi antiguo hogar, mis padres insistieron que era mejor volver, ya que cuando vivíamos ahí nunca hubo problemas y piensan que si regresamos todo mejorara. No lo creo.
Llegamos del vuelo y bajamos, aun con la poca fuerza me las arregle para seguir cargando mis maletas, tomamos otro taxi y regresamos a nuestra casa, era exactamente como era antes, todo era igual, los vecinos, las casas, el ambiente, era como si nunca me hubiera ido.
Entramos y note que había una sola cosa la cual había cambiado, la casa de alado no estaba como antes, era diferente y parecía que había llegado nuevos inquilinos, bien al menos espero que sea una chica para poder ser amigas.
CONTINUARA....

~ C h a p t e r # FORTY ~




Nunca se comparara esto a lo que siento con justin, pero aunque mi corazón no lo desee, a mi cuerpo parece gustarle de esto, arde tanto como el de liam. Atracción física que me enloquece.
Tan solo puedo pensar en el ahora, no me siento capas de notar la horrible locura que estoy haciendo, como puedo entregarme así de fácil. Pero sin embargo seguí besando su cuello con pasión.
El momento siguió, seguí besando y mordiendo su cuello con ímpetu, nunca me sentía tan estupida, sentía el deseo carnal y el calor correr por mi piel pero aun así sentía frió en mi alma, trate de ignorarlo y recorrí su fornido pecho con mi boca y de nuevo volví a sus labios, me sentía agresiva y a la vez tan frágil y débil. No se si en verdad lo disfrutaba por de verdad deseaba a liam como hombre o solo me gustaba por que me quería olvidar de todo sin embargo cuando recordé los momentos así con justin, no resistí y me detuve mientras el agua se acumulaba en mis ojos, liam me abrazo fuerte y me recostó a su lado para dejarme llorar, escondí mi rostro en su cuello y el me arropo con sus brazos, si, era tonto que me diera cuenta de mi error tan tarde, talvez no tan tarde, pero si como para dañar a liam.
- Lo siento tanto liam, te lo suplico, perdóname – le dije llorando en sus brazos.
- No tengo que perdonarte, nada, sabia a donde llegaría esto y no me detuve, perdóname por no negarme – susurro.
- No te merezco liam, eres demasiado bueno para mi – le di un beso en la frente aun con lagrimas en mi rostro.
Me pare del sofá arrepentida y dolida y tome mi blusa, por suerte era lo único que me había quitado al igual que liam, tenia tanta vergüenza que no pude mirarlo a los ojos y subí a la habitación donde dormiría, liam no dijo nada y se quedo ahí en medio de la noche.
Me puse una ropa para dormir y me deje caer en la cama para soltar el llanto horrible, me sentía una basura, una idiota, una zorra, la persona más mala. Me deseo lo peor.
Estuve a punto de cometer una locura, una abominación al entregarme a otro que no sea justin, si talvez el me lastimo pero no es razón para hacer esto, y aunque me siento totalmente vacía, siento agonizar mi alma y muero a cada segundo que pasa sin justin, pero no es como para entregarme a cualquier chico, menos si ese chico no merece que lo lastimen, no se como diablos pude ser tan egoísta como para no darme cuanta en el daño que le estaba causando. Soy la peor persona.
Llore tanto como pude, descargue cada dolor en un sollozo que me desgarraba la garganta y mis ojos se secaron, después de eso me quede totalmente dormida.
_____________
A la mañana siguiente tome mi teléfono celular para mirar la hora pero antes de eso me di cuenta de las miles de llamadas perdidas, una parte eran de mis padres y otra de justin. Eso significa que ya se dieron cuenta que escape.
No le tome importancia a mis padres, ellos me provocaron que hiciera esto, que huyera de casa… pero de justin, me mataban las ganas de llamarlo pero no, el fue quien dio por muerta nuestra relación. Me duele pero el mismo dijo que seria mejor darnos un tiempo, y si me pidió alejarme, lo haré.
Me levante de la cama, eran las 10 a.m., temprano, al menos para mi, baje las escaleras cuidadosamente, lo menos que deseo ahora es mirar a liam después del incomodo suceso de anoche, llegue a la cocina y sin darme cuenta liam estaba ahí preparando el desayuno.
- Buenos días Male – dijo sonriente con la mayor sinceridad, parecía como si no recordara que paso en la noche.
- Buenos… días – conteste apenada.
- ¿quieres comer algo? – pregunto amable. Ese es el liam que conozco y quiero.
- Si gracias – conteste – liam… perdón por… – sin dejarme terminar liam volteo a verme.
- Olvidemos eso, no me siento mal por lo de anoche, creo que una parte de mi lo disfruto, no te preocupes yo no me siento herido, al contrario, me gusta tenerte aquí – sonrió y sacudió mi cabeza despeinándome, como si fuera una niña pequeña.
- Esta bien – susurre ya mas confiada.
Desayunamos calmados y tranquilos, al principio fue incomodo pero después liam hizo que mis nervios y la vergüenza se fueran. Todo fue tranquilo, como si nunca hubiera pasado nada, como si fuésemos amigos. Como siempre.
Fui a ‘mi’ cuarto, en realidad solo me hospedaría aquí unos días, me duche y sentí el agua caliente correr por mi piel, esa sensación que me calmaba, algo relajante.
Me cambie y me interrumpió el insoportable sonido de mi celular sonando, lo tome y eran mis papas, insistentemente, es mas que obvio que están desesperados por saber conde estoy. Algo frustrada y molesta conteste.
- ¿Hola? – dije por el teléfono.
- ¡¿Hija donde estas?! – dijo mi papa exaltado y enojado.
- En un lugar donde no me encontraran – dije indiferente. Me da igual si se mueren de miedo por que algo me pase, yo tengo suficiente con mi corazón herido.
- ¿Dónde estas Malena? – mi mama le había arrebatado el teléfono a mi papa.
- No te diré, miren para dejarlo claro huí de casa porque simplemente ustedes no me dejaban ser feliz, ahora estoy bien y no me pidan que regrese porque no lo haré. Adiós.
Corte la llamada sin dejarlos responder y para asegurarme que no molestaran mas apague el teléfono, se que de verdad están preocupados pero fue mucho el que les haya respondido, la verdad al principio estaba enfadada con ellos, pero después de lo de justin me doy cuenta que talvez simplemente debería alejarme de todos ellos por un tiempo. Solo necesito darme unos días para mí, sin llanto, sin dolor, sin estrés. Solo yo… ¿& liam?
Baje a la sala y liam estaba viendo TV muy tranquilamente.
- hey linda – sonrió.
- Oye liam, no crees que deberíamos dar un paseo – sugerí – solo para relajarnos un poco – sonreí.
- Esta bien, como tu desees – bromeo y soltó una pequeña sonrisa.
Subimos a su auto y el día era agradable había sol pero no hacia mucho calor, solo algo calido, llegamos a un parque y comenzamos a jugar en los columpios, reíamos, raramente no sentía dolor cuando estaba con liam. Debe ser porque el es un amigo de verdad. Uno en el que puedo confiar y saber que jamás me fallara.
- Liam eres una de las personas mas especiales en mi vida, me alegra que seamos amigos – confesé con una sonrisa, asta yo pude detectar que era una sonrisa sincera.
Si talvez no debí decir amigos, pero es que era lo mas cercano a lo que nos describe, un chico enamorado de una chica que sufre por otro. Algo triste.
- Tu me alegras la vida linda, me agrada y me hace feliz que sabes que siempre estaré para ti, me halaga saber que me cuando necesitas ayuda vengas a mi, me agrada que me tengas confianza.
- Te quiero – susurre.
- Yo igual – dijo sonriente.
Lo abrase, algo con cariño, solo una demostración de amor de dos amigos, solo eso. Amigos.
Me sentía bien con el cerca y aunque me sentía vacía sin justin al menos liam podía pretender llenar ese vació, pero solo pretender porque jamás nadie que no sea justin podrá sanarme. Nadie.
Todo iba bien, parecía que estar lejos de los demás me relajaba asta que cuando me separe de liam el tenia clavada la mirada hacia cierto lugar.
- ¿Qué vez? – pregunte curiosa
El no respondió y cuando mire hacia donde el estaba, vi a dos chicos cerca de un árbol en el mismo parque donde estábamos liam y yo, ambos conocidos, me dio una punzada en el pecho al reconocer a justin con caitlin, juntos, ambos reían y se comportaban cariñosos. No parecian solo amigos.
Tal vez por eso quería un tiempo, talvez por eso necesitaba alejarse de mí, para estar con ella, para volver a los brazos de caitlin. Mis malditas y acostumbradas lágrimas de nuevo salían de mis ojos.
- ¿Ese es justin con… caitlin? – pregunte con lagrimas en mi rostro. Es obvio que es el.
CONTINUARA....

~ C h a p t e r # THIRTY - NINE ~




Paso un rato y constantemente acariciaba su pelo, pero en un movimiento que hice lo desperté, el se despertó poco a poco algo adormilado me miro.
- ¿Male? ¿Qué haces aquí a estas horas? ¿Cómo entraste? – sonó sorprendido y tallo su rostro para despertarse mejor.
- Entre por tu ventana pero veo que no te agrado verme – agache la mirada y me levante de la cama.
- Estas loca, sabes que eso no es verdad, solo que no entiendo como es que llegaste aquí, son las tres de la mañana – sonó preocupado y se puso de pie para acercarse a mi – de hecho creo que tus visitas así son tentadoras – mordió su labio de una forma seductora.
- No es momento justin, paso algo malo, escape de casa y no pienso volver – dije firmemente. No pienso alejarme de nuevo del amor de mi vida.
- ¡¿Qué?! – pregunto exaltado – como se te ocurre, es peligroso ¿Por qué hiciste eso? – me miro asustado.
- Basta, no me regañes, no sabes lo que paso… mis papas quieren mudarse de nuevo – mis lagrimas caían y sin aguantar mas me abrase a su pecho para inhalar su aroma adictivo.
- ¿Qué? – susurro atónito y me tomo de la cintura – Male… tenemos que hablar seriamente – su voz era seria, me separe de el y lo mire confundida.
- ¿Qué pasa? – dije aun con lagrimas en mis ojos.
- Esto que acabas de hacer no es bueno y me hizo reflexionar… - respiro hondo y luego si rostro se hizo serio y triste – me di cuenta de las locuras que hemos llegado a cometer. Esto no esta bien, mi mama hablo conmigo y me dijo que si de verdad te amaba debería darte un tiempo… - se acerco a mi pero sus palabras resonaban en mi mente ¡de que habla! Eso no me ara ningún bien.
- ¡¿Qué?! Eso no es verdad te necesito y si cometo estupideces es porque quiero estar contigo – grite entre llanto - ¿Qué acaso estas queriendo terminar conmigo? – susurre.
- No es así, solo nos daremos un tiempo, veras que si hablas con tus padres ellos no se mudaran y cuando les demostremos que cambiamos entonces nos dejen estar juntos de nuevo – veía agua en sus ojos, y sus palabras parecían rasgarle la cargante, se que justin sufría tanto como yo pero ¿entonces porque hace esto? ¡yo lo amo!
- ¡NO! no quiero tiempo, no necesito un tiempo, lo único que necesito es estar contigo… - mis lagrimas caían a chorros y mi corazón latía mas débil y doloroso. El mismo me esta pidiendo que lo deje – pero si tu de verdad crees que las cosas están mejor si nos separamos temporalmente… entonces adiós – me despedí con un beso en sus labios y mis lagrimas caían.
Prometí que no me alejarían de el, pero esta vez nadie me esta impidiendo estar con el sino que el mismo me esta pidiendo que me aleje, yo me dije a mi misma que solo el podría separarme de el, y si eso es lo que quiere… entonces me iré.
Justin me miro con el rostro triste, y una lágrima recorrió su mejilla.
- perdóname pero lo hago por tu bien nena – dijo tratando de hacerse el fuerte.
- No, esto no es por mi bien, esto no me hace nada bien, pero si tu crees que es lo mejor entonces que el tiempo lo decida, espero que cuando me busques no sea demasiado tarde – seque mis ojos y mi rostro fue indiferente.
Por dentro moría, sentía retumbar mi corazón y escucharlo partirse en pedazos. Trato de abrazarme por ultima vez pero lo aleje con mis manos, no tenia fuerza para esto, no estoy lista para una despedida, nunca lo estaré con el.
Me importo poco que eran casi las 3 a.m. justin insistió en dejarme en mi casa pero le grite que me dejara en paz, lose me dolió hacerlo pero me dolió aun mas que me aya hecho esto, Salí de su cuarto, en realidad sabia que pattie no estaría despierta a esta hora así que baje y Salí por la puerta sin hacer ruido.
Camine por la cera llorando, mis sollozos eran audibles, parecían quejidos, no tenia a donde ir, a mi casa no pienso volver, no por ahora, así que tome mi teléfono y llame a liam, el es el único que es capas de ayudarme, solo a el parece importarle mi bien.
Me senté en la banqueta mirando la luna, las calles estaban vacías debido a que era de madrugada, llore tanto como pude, aun mi corazón no entendía como es que el único chico al que ame me había terminado por ‘mi bien’ eso no me hace nada bien, esto es algo que debería hacernos luchar pero justin se rindió, me sentía vacía, sola, abrumada, triste, necesitaba una razón para sentirme viva, pero esa única persona que me hacia feliz ya no me quiere a su lado. Se que justin me ama pero talvez no me ame tanto como yo a el.
Paso un rato y un coche se paro frente a mi, era liam por la ventana, el de inmediato se bajo y se acerco a mi, me puse de pie y el me abrazo fuerte. Parece que el se a convertido en mi protector, sin decir una palabra mas que protegerme contra su pecho dejo que llorara tanto como podía, me sentía tan frágil, como una pequeña, mi llanto no era silencioso.
Pasamos unos minutos así asta que ya no me quedaron fuerzas ni lagrimas para seguir, subimos a su auto y en el camino le había contado lo que paso con justin, el parecía furioso por lo que le había contado, llegamos a su casa y note que no había nadie.
-¿y tus padres liam? – pregunte algo curiosa y con mi voz un poco inaudible por tanto sollozar.
-No están, se fueron de viaje – contesto – ven, entra te mostrare donde dormirás – me tomo de la mano y me llevo a una hermosa y grande habitación acogedora – aquí podrás quedarte todo el tiempo que quieras, mis padres llegaran en dos semanas así que no tienes de que preocuparte – sonrió. Me hizo sentir bien toda su atención.
-Gracias pero… - susurre – aun no quiero dormir – no, no quiero dormir porque en cuanto liam me deje sola en este cuarto se que el dolor se hará mas intenso y agudo.
-Son las 4 de la mañana pero no importa – sonrió de nuevo y beso mi frente – te prometo que me quedare contigo asta que duermas.
-Liam… - dije con hilo de voz.
-¿Qué? – pregunto.
-Gracias por ser el único que esta a mi lado cuando mas necesito compañía – me acerque y lo abrase para esconder mi rostro en su pecho, el me abrazo y susurro en mi oído.
-Te prometí estar para ti cuando me necesites, y lo cumpliré.
___________
Pasamos horas platicando y las cosas que hacia o decía liam me hacían reír de poco en poco, era como los viejos tiempos, cuando justin me lastimo por primeras vez y liam me curo con su presencia.
El era el único que podía hacerlo, nose como ni porque pero liam siempre sabia hacerme sentir mejor.
Estábamos en la sala viendo películas, pero en realidad no les prestábamos atención, solo reíamos y conversábamos, el no dejaba de hablar ni tampoco dormía porque sabia que si no había algo que distrajera mi mente entonces volvería a llorar, no quiero seguir sufriendo, tal vez justin tenga razón y necesitemos un tiempo, pero es que me duele que se aya rendido tan fácil me duele saber que se dejo vencer. Me duele demasiado que podría morir.
-¿te sientes mejor? – pregunto liam algo preocupado.
-Si, mucho mejor – fingí una sonrisa – liam eres tan especial para mi, no se que hubiera sido de mi en este momento si no estuvieras tu – confesé y una lagrima cayo de mis ojos para mojar mi pierna mientras agachaba la mirada.
-Male, deja de llorar, deja de sufrir por el, no vez el daño que te hace y aun así lo amas, lose que como el no existe otro pero es que me canse de verte mal mientras el juega con tus sentimientos – me dijo algo enojado y molesto.
-Yo se que te dije que lo buscaras, pero después de esto que te hizo el no estoy seguro que el te merezca.
-Pero es que… - no termine la frase cuando liam me interrumpió y me tomo del rostro.
-No me gusta verte mal – susurro algo triste. Esos ojos verdes con la poca luz que había ahora se veían miel, tan miel como los de…, su mirada penetraba en mi mente, algo de melancolía vino hacia mi al verlo.
No sufriré mas – dije en susurros.
Algo paso en mi, algo ocurrió cuando sus ojos verdes me parecieron color miel, estando tan cerca de el sin pensarlo dos veces lo tome del cuello y lo bese, me sentía vacía, quería llenarme de amor, un tonto amor de alguien que nunca ocupara el lugar de justin, liam al principio se desconcertó y se sorprendió pero después no quiso desperdiciar el momento, me sentía tan frágil que parece que caí tan pronto con la mas mínima atención de liam, me quería sentir amada para no seguir agonizando, una lagrima salio de mi ojo aun manteniéndolo cerrado y besando a liam, sabia en cada parte de mi alma que esto no estaba bien, pero mi corazón me pedía a gritos que alguien lo ayudara, que alguien me amara.
Acosté a liam sobre el sillón y comencé a sacar su playera, en este momento no tenia sentido de razonamiento, parecía muerta, no había cordura en mis pensamientos, todo era algo físico, todo esto que hacia era solo para demostrarte estupidamente a mi misma que podía seguir mi vida sin justin, fue en vano, no había amor en esto. Solo quería distraer mi mente del dolor, me quería sentir querida, quería que alguien me demostrara que valgo la pena.
Bese su pecho poco a poco y después volví a sus labios, rápidamente mis manos ya estaban desabrochando su pantalón, estaba deseosa, me sentía agresiva, quería tomar el control de todo... quería deshacerme y vengarme de alguna forma con justin, solo quería entregar mi cuerpo a alguien que de verdad lo apreciara. Bese su cuello y me puse encima de el de una forma feroz, me senté arriba de el y saque mi blusa de su lugar, después volví a besarlo, liam parecía gozar tanto de esto mientras yo me sentía igual de vacía, no sentía amor
Nunca se comparara esto a lo que siento con justin, pero aunque mi corazon no lo desee, a mi cuerpo parece gustarle de esto, arde tanto como el de liam. Atracción física que me enloquece. Tan solo puedo pensar en el ahora, no me siento capas de notar la horrible locura que estoy haciendo, como puedo entregarme así de fácil. Pero sin embargo segui besando su cuello con pasión.

CONTINUARA.....

~ C h a p t e r # THIRTY - EIGHT ~




El estaba acostado mientras yo también con mi cabeza sobre su dulce abdomen, mientras hablaba y hablaba yo solo admiraba su belleza, su sonrisa cautivadora, sus ojos acaramelados, a veces lo interrumpía con uno que otro beso en su cuello que le provocaba cosquillas, adoraba inhalar su aroma varonil e exquisito y provocador perfume.
Me sentía tan feliz a lado de el, todo era tan perfecto cuando estábamos juntos, no me importan los problemas, me importa que el se quede a mi lado…. Por siempre.
Me levante de la cama y justin me miraba raro. Empecé a buscar el par de anillos que había comprado.
- ¿Qué buscas? – me pregunto con curiosidad.
- Algo – respondí mientras por todos lados buscaba. ¡donde están!
- Dime, te puedo ayudar – insistió.
- No, es una sorpresa – seguí buscando en las maletas, el solo me miraba sentado en la cama.
Me comencé a desesperar al no encontrar los anillos, no se me pueden perder ¡no! mierda. Comencé a estresarme que estaba a punto de llorar, esos anillos costaron demasiado, son muy especiales.
- ¿Male que te pasa? – me miro.
- ¡los perdí! – gruñí triste – perdóname, había comprado… unos anillos, algo que simbolizara nuestro amor pero soy una idiota y los perdí, debí haber sido en el viaje – una lagrima cayo por mi rostro. Era muy especial ese obsequio.
- Tranquila – me dijo limpiando mi lagrima – eso es lo de menos, además mira… - tomo su mano y se quito un anillo que traía puesto – este anillo – dijo y tomo mi mano – simboliza lo mucho que te amo, y esta es una promesa de que no me alejare de ti jamás. Te amo – me beso. Esas palabras me hicieron la chica mas feliz del mundo, jamás entenderé como es que pudo odiarlo algún día, su sola presencia me alteraba en cada sentido.
- Toma – saque uno de mis anillos – esta es mi promesa de que lo nuestro lo defenderé pase lo que pase, no me importa en los problemas que me meta porque te amo mas que a nada – sonreí y lo bese de nuevo.
- Yo te amo mas – dijo sonriente.
De nuevo me beso y comenzó a morder mis labios, era excitante y placentero cuando sus labios tocaban los míos, nos tiramos en el colchón y soltó mis labios para mirarme, me abrazo por la espalda para jugar con mi pelo.
Pasamos otras horas viendo hacia el balcón y a la luna, platicando y riendo, no quería dormir pero el sueño me venció y caí.
Aun dormida note que justin se iba, mire el reloj y eran las 6 a.m.
- no te vayas – suplique adormilada mientras el se ponía de pie – quédate conmigo.
- Siempre estaré contigo, me tengo que ir pero te prometo que vendré en la noche. Duerme – me beso y se fue por el balcón.
_____________
Desperté en la mañana, me duche y me cambie para bajar a desayunar.
Mis papas estaban en la mesa, era ahora o nunca, no permitiré que me alejen de justin, si no los convenzo moriré.
Me senté en la mesa con el rostro serio, ellos aun estaban distantes, no se les había pasado el enojo, al principio empecé a comer sin siquiera mirarlos, era incomodo estar todos en silesio pero decidí hablar de una vez.
- mama… - susurre nerviosa – tenemos que hablar.
- ¿de que? – pregunto secamente.
- De… justin – ella me miro con un rostro molesto.
- No hay nada que hablar Malena, ya te dije que esto se acabo y estamos pensando en irnos de Atlanta – mi papa no decir ninguna palabra, es obvio que a el no le interesa hablar conmigo.
- ¡¿Qué?! ¡no! yo no me iré de aquí, tú no puedes decir así como así que nos iremos de Atlanta – grite desesperada, mis lágrimas caían sin control, me sentía inútil sin poder anular su decisión.
- Ya lo dije ¡Entiéndelo es por tu bien! – me grito enfadada – No ves todo las idioteces que haces por justin, se que lo amas pero tu misma traicionaste mi confianza. Ya esta dicho, nos iremos – era su palabra final. No puede, eso no, me siento una completa idiota por no poder evitarlo.
Corrí a mi habitación llorando y me encerré en ella, pase toda la tarde llorando y buscando alguna forma de comunicarme con justin pero nada, asta que me mando un mensaje a mi teléfono, me había dicho que esta noche no podría venir y que me amaba, para el colmo no tenia forma de contestarle porque no tenia saldo.
El tenia que saber de esto, tenia que ayudarme a detener a mis padres.
He pensado en una posibilidad de huir de casa, se que es algo peligroso pero no me dejan de otra, si ellos no quieren que este con justin mientras viva en esta casa… entonces no pienso seguir viviendo con ellos.
Tome una mochila y metí mis cosas, solo lo necesario, ropa y dinero, era media noche y espere a que ellos durmieran, paso un rato y ellos ya estaban completamente dormidos, tome mi mochila y baje por el balcón con dificultad, tenia demasiado miedo pero era mas el dolor de perder a justin que el medio así que me arriegare.
La noche era fresca y no había mucha gente en las calles pero había aunque sea un poco, no tenia idea de a donde iría, justin estaba con pattie y si ella me viera le avisaría de inmediato a mis papas, lo único que queda es un hotel.
Comencé a alejarme de mi casa, sentía miedo al recorrer yo sola las calles, pero pensar en mi felicidad a lado de justin me impulsaba. Prometí no volver a permitir que me separen de el.
Lo cumpliré.
Camine a pasos rápidos y nerviosos con mi chaqueta negra puesta, hacia frió y el clima parecía indicar que llovería, todo iba bien asta que note que alguien, un hombre me seguía a pasos cortos, creía que no me había dado cuenta que me seguía pero lo note, no quise voltear pero tenia miedo, mucho, camine mas rápido casi trotando, las calles se veían mas vacías a cada minuto y el viento era fuerte.
Tenía miedo ¿Quién es? ¿Por qué no me deja de seguir? ¿Me querrá matar? no podía dejar de pensar en cosas malas, el iba cada vez mas cerca, y sin darme cuanta para donde iba termine en un callejón completamente solo, era oscuro, voltee hacia atrás y el hombre de bigote y mirara pervertida, sonrió y se acerco a mi a pasos lentos.
- ¡¿Qué quiere?! – le grite horrorizada.
- ¿Qué haces tan noche en las calles lindura? – ironizo.
- ¡DEJEME EN PAZ! ¡VAYASE! – grite mas fuerte, era inútil.
Estaba temblando todo mi cuerpo, me faltaba el aliento. ¿Quién diablos me manda a salir a estas horas? ¡soy una idiota!
El hombre se acerco a mi, estaba a cm. de mi, cerré los ojos y me pegue a la pared poniendo mis manos alrededor de mi torso. Tratando de protegerme.
Solo esperaba el momento en que el me tocara para golpearlo y salir corriendo, el miedo se apoderaba de mi pero tenia que escapar, este señor tratara de tocarme. Por favor Dios ayúdame.
Extrañamente nunca sentía nada, tenía los ojos cerrados y escuche un fuerte golpe y alguien cayo al suelo, me sorprendí, ¿Quién más esta aquí? Abrí los ojos y lo primero que vi fue al hombre que me acosaba tirado en el suelo, después a su lado una sombra parada, era un chico con gorro y chaqueta oscura, el me miro y aun que el hubiera alejado a ese acosador de mi sentía miedo, talvez el solo lo hizo por el, no se que pueda hacerme.
El me miro y se acerco a mi, quedo a centímetros de mi rostro y el aire se me había ido de los pulmones, no podía ver su rostro por la oscuridad, después sin pleno aviso ya me encontraba rodeada por sus brazos.
Me estaba abrazando.
- ¡Aléjate! – grite y me separe de muerta de miedo. Este también es un pervertido.
- Male… - susurro. No podía verlo con esa maldita capucha puesta, no podía ver su rostro.
- ¿Qué? – dije con hilo de voz - ¿Cómo sabes mi nombre? – pregunte con miedo. En vez de escapar ahora que tenia la oportunidad la curiosidad me gano. Tan estupida como siempre.
¡¿Cómo m*erda se te ocurre salir a estas horas?! ¡No me imagino lo que te pudo haber pasado si no estuviera yo siguiéndote! – gruño. Esa voz, me paralizo por completo, escucharla me trajo recuerdos dolorosos y una melancolía enorme, a su vez también felicidad. Todo combinado.
- ¿Liam? – susurre nerviosa e impactada.
El se quito la gorra y la luz de la luna alumbro su lindo rostro, sus ojos verdes en su piel pálida y cabello cenizo. En efecto era el, mis ojos se nublaron de lagrimas al volverlo a ver, tal vez no lo ame, pero eso no significa que no le tenga un enorme cariño.
- Hola – susurro algo raro.
- ¡Liam! – repetí con entusiasmo. Me acerque de un brinco y lo abrase para esconder mi rostro en su pecho fuerte - ¿Qué haces aquí? ¿Cuándo regresaste, pensé que te habías ido a Europa? – le lance millones de preguntas a la vez. El me abrazo y beso mi frente como su antigua costumbre.
- Si estaba en Europa pero volví ayer en la mañana – contesto.
- ¿Por qué no me visitaste? – me aleje de el y agache la mirada algo sentida, aun después de todo, no le guardo rencor, quiero que las cosas queden como amigos.
- Parece que no entiendes que tu y yo ya no somos amigos – dijo indiferente. Me dolieron sus palabras y su gesto frió.
- ¿Qué? ¿Por qué dices eso liam? – dije abrumada.
- Porque tu estas con justin, lose porque ayer en la noche pase por tu casa y lo vi entrar por tu balcón. Se que están juntos de nuevo – su gesto se hizo triste y dolido. Me mata verlo así.
- Pero podemos ser amigos… - susurre tratando de convencerlo.
- No, mira Male, para ser sincero me pase horas afuera de tu casa tratando de visitarte como un amigo pero no puedo, me duele pero te deseo y te exijo que sigas con justin, apenas me iba a marchar cuando te vi escaparte de tu casa, te seguí, no tenia pensado dejar que me vieras, solo quería cuidar de ti y saber a donde ibas, pero después de esto creo que no puedo seguir vigilándote para ver que locura haces, ahora hazme el favor de regresar a tu casa y fingir que nunca me viste – su voz fue cruda, dura y seca. Su gesto era indiferente, no parecía mi liam, el liam que siempre sonreía al verme. Me duele.
- Pero liam… - mi voz se quebró.
- Nada, vamos te llevo a tu casa – insistió.
- No – conteste firmemente – no pienso volver a casa – conteste con rabia.
- Estas loca ¿A dónde piensas ir? – pregunto con regaños.
- Con… jus… justin – se me fue la voz al terminar la frase, se que le dolió escuchar eso.
- ¿justin? – susurro – esta bien – confirmo.
- ¿Qué cosa? – me confundió su manera de actuar.
- Te llevo con el, no puedo dejar que andes sola a estas horas, pero que quede claro algo – me miro a los ojos tomando mi mentón – yo siempre cuidare de ti y tratare de ayudarte a ser feliz – sonrió, esa sonrisa que extrañaba por un momento se coloco en su rostro, ese gesto amable y dulce.
- Liam yo… - tartamudee. Como poder hacerlo sentir bien si lo estoy haciendo que me ayude a ir con otro chico sabiendo que el me ama.
- No te sientas mal. Yo estoy feliz si tu lo estas – sonrió de nuevo y beso mi frente.
- Gracias – murmure – es tan duro verlo así, me parte el alma no poder corresponderle, pero es que solo amo a justin, el tiempo veo que no lo a ayudado a olvidarme.
Caminamos cuadras y cuadras asta llegar a casa de justin, por supuesto yo era mas de la una de la madrugada y todo estaba apagado, liam se subió a un árbol que estaba junto a la ventana del cuarto de justin, después me ayudo a subir, abrió la ventana y me ayudo a entrar.
Antes de eso note que justin estaba completamente dormido, me acerque a la ventana y liam aun estaba en el árbol.
- gracias por todo liam – le agradecí con los ojos húmedos.
- No me agradezcas, lo hago por mi, para poder verte feliz y poder ser feliz yo también – sonrió.
- ¿Podremos ser amigos algún día? – pregunte triste, me moría por verlo tan mal. En verdad quiero seguir a su lado como su amiga.
- No lose, talvez cuando ya no te vea como la chica de mis sueños y cuando mi corazón no te desee – sonreía pero podía ver la tristura en sus ojos. Voltee de nuevo hacia atrás y justin seguía dormido, de nuevo me acerque a la ventana y al árbol que estaba pegado y liam arriba de el – talvez entonces linda – susurro – adiós.
- A… adiós – me incline
CONTINUARA....